Tokio. La carrera para elegir al sexto líder de Japón en cinco años continuaba abierta este viernes, luego de que medios reportaron que es poco probable que el influyente miembro del partido gobernante Ichiro Ozawa apoye al ex ministro de Relaciones Exteriores Seiji Maehara.

El primer ministro Naoto Kan, criticado por su respuesta al terremoto y tsunami de marzo y la crisis nuclear que desencadenaron, confirmó su intención de renunciar, reportó la agencia de noticias Kyodo, allanando la vía para que el gobernante Partido Democrático de Japón (PDJ) elija a un nuevo líder.

El sucesor de Kan enfrentará una serie de desafíos, incluyendo un yen sólido, la reconstrucción tras los desastres, poner fin a la crisis nuclear, forjar una nueva política energética y reducir una enorme deuda pública.

Los roces sobre el rol de Ozawa, visto como una influyente figura política, han afectado al PDJ desde que llegó al poder en el 2009 prometiendo cambios.

La decisión sobre si elevar los impuestos para controlar una deuda pública que ya duplica la economía de cinco billones de dólares de Japón es un foco de debate en la carrera por el liderazgo.

Sin embargo, se cree que cualquier decisión de Ozawa respecto a quién apoyar sería decidida más por su esperanza de aumentar su influencia que por sus posiciones políticas.