Pasar al contenido principal
Primer ministro sirio deserta a la oposición anti-Asad
Lunes, Agosto 6, 2012 - 08:57

La televisión estatal dijo que Riyad Hijad había sido despedido, pero una fuente oficial en Amán informó que el despido tuvo lugar tras su deserción a la vecina Jordania con su familia.

Amán. El primer ministro sirio Riyad Hijab ha desertado a la oposición que busca derrocar al presidente Bashar el Asad, dijo un portavoz del funcionario el lunes, convirtiéndose en una de las deserciones de más alto perfil del gobierno de Damasco.

La televisión estatal dijo que Hijad había sido despedido, pero una fuente oficial en Amán informó que el despido tuvo lugar tras su deserción a la vecina Jordania con su familia.

"Anuncio hoy mi deserción de las matanzas y el régimen terrorista y anuncio que me he unido a las filas de la revolución de la libertad y la dignidad. Anuncio que a partir de hoy soy un soldado de esta bendecida revolución", dijo Hijab en un comunicado leído en su nombre por el portavoz, que fue transmitido por el canal de televisión Al Yazira.

La televisión estatal siria anunció la destitución de Hijab mientras las fuerzas gubernamentales parecían preparar un asalto por tierra para expulsar a los insurgentes de Alepo, la mayor ciudad del país.

El presidente Asad designó como primer ministro a Hijab, ex ministro de Agricultura, en junio tras unas elecciones parlamentarias que según las autoridades fueron un paso hacia la reforma política pero que la oposición calificó de farsa.

"Hijab está en Jordania con su familia", dijo una fuente oficial jordana, que no quiso ser identificada. Pero aclaró que Hijab había desertado a Jordania antes del anuncio de su despido.

La televisión siria informó que Omar Ghalawanji, que era viceprimer ministro, fue designado el lunes para dirigir temporalmente el Gobierno.

Más temprano en la jornada, una bomba detonó en la sede de la radio y televisión estatal siria, mientras soldados apoyados por cazas mantenían su ofensiva contra el último bastión rebelde en la capital.

La bomba explotó en el tercer piso de la radiotelevisión estatal, dijo la televisión. Sin embargo, aunque los rebeldes pueden haber asestado un golpe simbólico en sus 17 meses de ofensiva contra Asad, el ministro de Información, Omran Zoabi, dijo que ninguno de los heridos estaba grave, y que el canal continuaba emitiendo.

Los rebeldes presentes en distritos de Alepo visitados por periodistas de Reuters parecían superados y escasos de munición tras días de intensos bombardeos de tanques y helicópteros contra sus posiciones.

Ataque audaz. Envalentonados por un audaz atentado con bomba en Damasco que mató a cuatro altos funcionarios de seguridad de Asad el mes pasado, los rebeldes habían intentado que Damasco y Alepo, el centro comercial del país, cayeran en sus manos.

Pero los rebeldes, escasamente armados, han sido superados por el superior potencial de armamento del Ejército sirio. Han sido prácticamente expulsados de Damasco y tienen dificultades para mantener los avances logrados en Alepo, donde hay 2,5 millones de residentes.

Damasco ha criticado a los países del Golfo y a Turquía por pedir armar a los insurgentes, y la televisión estatal ha descrito a los rebeldes como una "milicia del Golfo y Turquía", afirmando que se habían encontrado combatientes turcos y afganos muertos en Alepo.

La parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre cómo frenar el derramamiento de sangre forzó al enviado de paz Kofi Annan a dimitir la semana pasada, después de que su plan de alto el fuego se convirtió en un recuerdo distante.

La violencia ha mostrado ya elementos de enfrentamiento entre islamistas suníes y chiíes que podría expandirse más allá de Siria. Los rebeldes se atribuyeron la responsabilidad de la captura de 48 iraníes en Siria, forzando a Teherán a pedir a Turquía y Qatar -los principales defensores de los rebeldes- que ayudaran para asegurar la liberación.

El lunes, tanques del Ejército sirio bombardearon zonas de Alepo donde los rebeldes buscaron cobijo del bombardeo con armas pesadas desde helicópteros armados.

Francotiradores apostados en los tejados atacaban a los insurgentes, y uno de ellos disparó contra un coche de los rebeldes repleto de bombas, lo que generó un incendio. Mujeres y niños huían de la ciudad, algunos subidos en camionetas y otros a pie, dirigiéndose a zonas rurales relativamente más seguras.

La puerta de Alepo. El principal centro de combates en Alepo ha sido el distrito Salaheddine, una puerta a la ciudad. Un proyectil alcanzó un edificio cerca de donde estaba un equipo informativo de Reuters, llenando de escombros la calle y generando una nube de humo y polvo.

La televisión estatal dijo que las fuerzas de Asad estaban "limpiando la mugre terrorista" del país, que ha quedado inmerso en un conflicto sectario que ha matado a unas 18.000 personas y que podría extenderse a los países vecinos.

El Ejército parecía usar en Alepo una estrategia similar a la empleada en otras ciudades, donde sometieron los distritos de la oposición a intensos bombardeos durante días, debilitando a los rebeldes antes de entrar por tierra, limpiando distrito por distrito.

Las dos principales ciudades sirias habían estado relativamente libres de violencia hasta el mes pasado, cuando se llenaron de insurgentes, lo que transformó el conflicto. El gobierno ha repelido buena parte del asalto a Damasco, pero tiene más dificultades para recapturar Alepo.

Los combatientes rebeldes dicen que anticipan una gran ofensiva del Ejército en Alepo y un rebelde dijo que ya habían tenido que retirarse de algunas calles ante el avance de francotiradores militares protegidos por bombardeos aéreos y de tanques.

"El Ejército sirio está penetrando en nuestras líneas", dijo Mohammad Salifi, ex empleado gubernamental de 35 años. "Así que nos vimos forzados a retirarnos estratégicamente hasta que concluya el bombardeo", dijo, añadiendo que los rebeldes estaban intentando que el Ejército se replegara de nuevo.

Autores

Reuters