Pasar al contenido principal
Primer viernes de Ramadán desata masivas marchas en Siria, pese a intensa represión
Viernes, Agosto 5, 2011 - 10:14

Decenas de miles de personas marcharon en toda Siria en el primer viernes del mes de ayuno musulmán de Ramadán, desafiando la sangrienta represión del presidente Bashar al-Assad contra la revuelta, mientras sus tanques volvieron a atacar Hama y se reunían en otra ciudad.

Amán. Decenas de miles de personas marcharon en toda Siria en el primer viernes del mes de ayuno musulmán de Ramadán, desafiando la sangrienta represión del presidente Bashar al-Assad contra la revuelta, mientras sus tanques volvieron a atacar Hama y se reunían en otra ciudad.

Residentes de Hama, situada en el centro de Siria, temen un alza de la cifra estimada de 135 muertos desde que el domingo 31 de julio empezó la ofensiva militar en la ciudad de 700.000 habitantes.

En una señal de la resistencia de la oposición, activistas dijeron que decenas de miles de personas en toda Siria se manifestaron en el primer viernes de Ramadán, durante el cual los musulmanes no comen ni beben en las horas del día, para pedir la caída de Assad y mostrar su solidaridad con Hama.

Las protestas estallaron en la provincia tribal de Deir al-Zor, en el este, donde los tanques llegaron a las puertas de la capital provincial, en la llanura de Hauran en el sur, en la ciudad central de Homs y sus entornos rurales, en la ciudad costera de Jableh y en varios distritos de la capital Damasco.

Un grupo activista dijo que ocho manifestantes fueron asesinados en un suburbio de Damasco y en la ciudad central de Homs. También se reportaron tiroteos en Douma, Homs y la localidad de Kfar Inbil, en la provincia noroeste de Idlib, de acuerdo a otros defensores de derechos humanos.

"¡No tenemos miedo, Dios está con nosotros!", gritaron los manifestantes. "Sirios levanten la mano, no queremos a Bashar", exclamaron, en imágenes transmitidas por el canal Al Jazeera.

Régimen ignora presión internacional. Las persistentes operaciones militares contra las protestas civiles ignoraron la creciente condena internacional a los ataques que Estados Unidos dicen han dejado 2.000 muertos entre los opositores al régimen.

En Ginebra, investigadores de derechos humanos de la ONU dijeron que las fuerzas sirias deben parar el uso de fuerza excesiva contra manifestantes, que ha derivado en ejecuciones y otros crímenes contemplados bajo la ley internacional.

En un comunicado conjunto, los expertos llamaron a las autoridades sirias a terminar con la violenta represión, incluyendo el "uso indiscriminado de artillería pesada".

EE.UU. ejerce más presión. Hama, tradicionalmente un bastión de la mayoría musulmana suní opositora al dominio de la secta minoritaria alauita de la familia Assad, es la ciudad en la que el padre del presidente, el fallecido Hafez al-Assad, mató a miles con artillería para aplastar una rebelión en 1982.

"El sonido de los disparos de proyectiles de los tanques y sus pesadas metralletas resonó en Hama todo el día. Nosotros tememos muchos más mártires. La mayoría de las personas en mi vecindario han huido", dijo un residente en el distrito Sabounia, quien no quiso ser identificado.

"Los shabbiha (milicianos leales a Assad) están limpiando las calles cerca del campus universitario para realizar una marcha en favor de Assad mañana, como si no sucediera nada en Hama", dijo a Reuters a través de un teléfono satelital.

La electricidad y las comunicaciones han sido cortadas.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que Washington cree que las fuerzas de Assad son responsables por la muerte de más de 2.000 sirios por sus ataques contra manifestantes en los cinco meses de alzamiento.

Clinton reiteró que Estados Unidos cree que Assad ha perdido su legitimidad en Siria y dijo que Washington y sus aliados trabajan en estrategias para aplicar más presión, más allá de las nuevas sanciones que fueron anunciadas el jueves.

"Estamos trabajando sin descanso para intentar reunir la mayor cantidad de respaldo internacional para tomar las medidas más fuertes posibles contra el régimen sirio. Yo vendo de la escuela en que las acciones son más fuertes que las palabras", dijo Clinton a periodistas.

Residentes de Deir al-Zor y activistas dijeron que cientos de tanques y vehículos blindados se han reunido en los últimos días fuera de la ciudad oriental, en el Río Eufrates y en el cruce de una autopista que lleva a Damasco.

Autores

Reuters