La Paz. El principal líder opositor de Bolivia aceptó este martes jurar ante el presidente Evo Morales como gobernador del departamento oriental de Santa Cruz, allanando el camino para la instalación de las primeras autonomías regionales en el país, anunciaron varias fuentes.

El gobernador electo de Santa Cruz, Rubén Costas, dejó de lado un rechazo inicial y se someterá al procedimiento de instalación de autonomías establecido por una polémica ley promulgada este lunes por Morales y sobre la cual el combativo opositor derechista había propinado un "me importa un bledo".

La posesión de los gobernadores -seis oficialistas y tres opositores- y las asambleas legislativas de los primeros gobiernos autónomos de los nueve departamentos de Bolivia electos el 4 de abril será presidida por Morales el domingo 30 de mayo en la ciudad sureña de Sucre, capital legal del país.

"El gobernador Rubén Costas estará en la ciudad de Sucre para cumplir el formalismo de la posesión", dijo el secretario general de la actual prefectura y futura gobernación cruceña, Vladimir Peña, según despachos radiales.

La declaración pareció alejar el riesgo de que Santa Cruz, el distrito abanderado de las demandas de autonomía, quede al margen del proceso de descentralización que Morales incluyó en una nueva Constitución "plurinacional" y socialista, con la que impulsa varios cambios políticos y económicos, incluidas nacionalizaciones de industrias básicas.

El comité cívico de Santa Cruz, organismo no oficial muy próximo a Costas y que había llamado a protestas contra la ley de transición a las autonomías, suavizó también su actitud y confirmó que el encuentro de Costas con Morales en Sucre.

"Rubén Costas ya ha jurado ante el pueblo simbólicamente el viernes (en un acto de protesta), pero irá a Sucre porque no vamos a cometer la estupidez de no ir, no vamos a ponernos la soga al cuello", dijo el vicepresidente del comité, Nicolás Rivera.

Otros dos gobernadores opositores electos, del distrito gasífero de Tarija y del amazónico Beni, seguirían los pasos de Costas, quien lideró violentas protestas contra Morales en los cuatro años pasados, según pronóstico coincidente de analistas.

La ley de transición promulgada el lunes provocó rechazo en los tres distritos opositores tanto porque ordena que los gobernadores juren ante Morales como por una norma que abre la puerta a la suspensión de las nuevas autoridades, si avanzan varias investigaciones por corrupción actualmente en curso.

El ministro de la Presidencia, Oscar Coca, dijo que nada justificaría la ausencia de los gobernadores electos en el acto de posesión y advirtió que si alguna de esas autoridades no jura ante Morales caería en un "desacato" cuyas consecuencias no precisó.

Paralelamente a la instalación de los primeros gobiernos regionales autónomos, el 30 de mayo jurarán alcaldes y concejales de más de 300 municipios, electos también el 4 de abril.