La campaña para los comicios del 13 de noviembre, la última cita electoral previa a las presidenciales y legislativas, del 2012, empezó el fin de semana último, en medio del temor generalizado a posible acciones del cartel de la droga La Familia y la organización escindida los Caballeros Templarios.

El Partido Acción Nacional (PAN, conservador), del presidente Calderón, informó que al menos seis de sus candidatos a alcaldías se retiraron después de haber recibido amenazas del crimen organizado.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) sufrió al menos dos bajas en su lista de candidatos a alcaldes; uno, por amenazas, y otro, tras haber sido secuestrado.

El izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que gobierna Michoacán, trataba de completar sus listas luego de que un candidato a alcalde renunciara por haber recibido amenazas, y otro optara por retirarse, sin explicaciones.

Michocán, con costas sobre el Pacífico, es uno de los estados más afectados por la violencia. Además de gobernador se elegirán 113 alcaldes y 40 diputados del legislativo estatal.

Desde el 2010, 19 alcaldes han sido asesinados en México, la mayoría de distritos del norte y en crímenes atribuidos a grupos del narcotráfico.