Cinco ex jefes de las Fuerzas Armadas del período 2003-2006 son procesados por la Fiscalía por brindar información equivocada, obstaculizar la averiguación de la verdad, además de la destrucción de documentos.

Esta investigación se da por los hechos ocurridos en octubre de 2003, denominado como Octubre Negro, donde militares irrumpieron sorpresivamente en Villa Ingenio, con vehículos militares y dejaron alrededor de 27 muertos.

Los jefes militares acusados son los ex comandantes en jefe, generales Roberto Claros Flores (2003) y Gonzalo Rocabado Mercado, además de los almirantes Luis Aranda Granados (2004) y Marco Antonio Justiniano (2005), y el general Wilfredo Vargas (2006).

El fiscal de Recursos, Milton Mendoza, dijo que para todos ellos existen elementos de convicción de que han cometido delitos “porque se han opuesto a otorgarnos información, a darnos una información real y evidentemente, además, que existen contradicciones en la información que brindaron”.

También anunció que en La Paz existe una imputación formal contra Claros, Justiniano, Rocabado, por el mismo caso,  y sólo se espera fijar la fecha de una audiencia de medidas cautelares contra ellos.

“Lo que queremos hacer es que un proceso de investigación tan serio como el de septiembre y octubre del 2003, no puede ser perjudicado por una posición sesgada, la obstaculización de estos jefes militares fue a su turno”, declaró el fiscal Mendoza.