El procurador anticorrupción, Joel Segura, estimó que el juicio oral contra el empresario Martín Belaunde por el caso La Centralita empezaría el próximo año, debido a la complejidad de los hechos que se indaga y la investigación preparatoria que comprende a 69 personas.

“Hacer el cálculo está medio complicado, hay 69 personas, se están haciendo los grupos para trabajar de manera más o menos organizada; va a ser bien complejo que empecemos este año el juicio del caso La Centralita, probablemente el próximo año, en términos de cálculo”, afirmó.

Asimismo, refirió que la investigación está en fase preparatoria, y todavía restan unos meses para continuar con las indagaciones que se vienen realizando. La Fiscalía tiene que concluir con toda la información que está recopilando y procesando.

“Al final de esto, se verá en términos prácticos la necesidad o no de algún tiempo adicional si nos permiten, para concluir, analizar y determinar la responsabilidad de casi 69 personas. Es un grupo bastante grande que se está investigando en este caso y un periodo bastante grande del 2007 al 2014”, dijo.

Refirió que las 69 personas comprendidas en la investigación preparatoria, “tienen una vinculación más o menos importante” y serán evaluados uno por uno, a fin de ver si se reduce este grupo o se mantiene, de acuerdo a las pruebas.

Segura, señaló que la participación de Martín Belaunde en las actividades del entonces presidente regional de Áncash, César Álvarez ha sido muy cercana, porque formaba parte de su entorno central.

“Aquí lo que ha habido es una participación concreta de Martín Belaunde en todos estos hechos, ha apoyado fuertemente al señor César Álvarez en esta manipulación, control y casi autoritarismo total de la región Áncash”, afirmó en TV Perú.

Recordó que durante dos periodos Álvarez tuvo un control absoluto del manejo de los fondos públicos “a su manera” y sin ningún tipo de control.

En ese sentido, dijo que Martín Belaunde no solo manejaba la imagen de César Álvarez para las posibles reelecciones, sino que también participaba en campañas para desprestigiar a otras personas contrarias al ex presidente regional de Áncash.

“El punto era ¿qué fondos sostenían todas estas acciones?; él ha sido parte de todo eso y los fondos no eran personales de César Álvarez, eran del gobierno regional, en términos comunes”, subrayó.

Por ello, dijo que es “razonable” plantear el delito de peculado en el caso de Belaunde Lossio, y a la vez es “bastante complejo” probar los delitos de peculado, cohecho, malversación, por lo que se debe realizar mucho trabajo de pericia para llegar a determinar esta responsabilidad.

“Se está haciendo ese trabajo, hay una búsqueda de información, hubo muchos problemas (…) sí hubo obstáculos por ejemplo en recojo de información, inicialmente la gente no quería hablar, este caso surge en julio 2011, hasta marzo 2013 habían seis imputados, dijo.

Refirió que todos los casos, incluso desde el 2011, eran archivados, “lo que demuestra la participación de la Fiscalía, del Poder Judicial”, razón por la cual los testigos no querían declarar, pero empezaron a hacerlo cuando el caso es traído a Lima.

También señaló que se está investigando la modalidad de la relación de Martín Belaunde con los entonces presidentes regionales de Madre de Dios, Cusco, Cajamarca, Junín, Huancavelica, para participar o tener un interés en los contratos o licitaciones en los gobiernos regionales.

“Se está tratando de encontrar las evidencias para construirlas, no es que sea un delito más o menos grave, pero su participación en los gobiernos regionales, como punto común es lo que se repite en varias regiones”, puntualizó.