Ciudad de México, Excelsior.com.mx. El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, aseguró que la investigación sobre el caso Ayotzinapa avanza, que ya hay una parte de justicia al haber 74 detenidos y que en los hechos hay claramente definidos dos móviles.

Sostuvo que tiene la certeza de que en el tiradero municipal de Cocula se asesinó y quemó a un grupo de personas, y que tiene “fuertes indicios” de que las víctimas pudieran ser los estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre.

"Si he tenido momentos ingratos, es éste. Es terrible tener que decirle a alguien que perdió un hijo que puede estar en determinado lugar, pero sería peor, más grave, no decirlo”

“Seguimos investigando como si eso no lo tuviéramos”, expuso sin embargo en entrevista con Adela Micha en el estudio de “La Primera por Adela”.

“No sé cuánto nos vayamos a tardar, pero vamos a llegar a la verdad”, dejó en claro el funcionario federal.

Al preguntarle por la posición de inconformidad de los padres de los 43 desaparecidos, señaló: “Si he tenido momentos ingratos, es éste. Es terrible tener que decirle a alguien que perdió un hijo que puede estar en determinado lugar, pero sería peor, más grave, no decirlo”.

Murillo Karam reafirmó que la investigación sobre el caso continúa abierta, que no se dará carpetazo a éste ni a ningún otro ningún expediente, pues “tengo la obligación de buscar en todos lados, de seguir buscando”.

“Tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para terminarlo. No hemos cerrado el caso, no nos interesa cerrar, nos interesa llegar al fondo”, subrayó.

Respecto a los móviles del caso, explicó que hay dos claramente definidos: Uno por parte de la presidencia municipal, en el sentido de no interrumpir un acto que se llevaba a cabo, y el otro por parte del grupo delincuencial, para tener mayor control de su territorio, ya que los delincuentes pensaban que los normalistas pudieran estar infiltrados por alguna banda delictiva rival.

Aseguró que 90 grupos de trabajo de las autoridades federales investigan el caso Ayotzinapa.

También explicó que su cansancio manifiesto el viernes en la conferencia que sostuvo con representantes de medios de comunicación se debía a que tenía 40 horas de no haber dormido, y un mes de dormir 4 horas al día.

Manifestó que no tiene reparo en expresar su sentir y que con este caso “me siento abrumado”, porque “me pongo en el lugar de los padres. Tengo hijos, así de sencillo”.