El gobierno de Nicaragua desautorizó este miércoles al procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, por haber calificado como "esa vieja" a la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

En declaraciones publicadas este miércoles por El Nuevo Diario, Omar Cabezas dijo que no le importaban los comentarios de "esa vieja" por la que no tiene "ningún respeto", en referencia a las críticas a Nicaragua en el informe anual de derechos humanos, divulgado el viernes por el Departamento de Estado.

"¿Por qué no se preocupa esa vieja...? no tengo ningún respeto por ella, por eso le digo vieja. ¿Por qué no se preocupa que están matando a un periodista cada mes en Honduras?", dijo Cabezas, según el rotativo.

Horas después la Presidencia de Nicaragua emitió un comunicado en que rechaza las declaraciones de Cabezas quien, "utilizando un lenguaje impropio a cualquier relación política o humana, se refirió ofensivamente" sobre Clinton.

"Las expresiones del Procurador no corresponden con la ética revolucionaria ni con la política de comunicación o el lenguaje que utilizamos los servidores públicos para referirnos a toda persona o tema", afirma el comunicado suscrito por la primera dama y portavoz del gobierno, Rosario Murillo.

El Nuevo Diario dijo que Cabezas se refirió también a Clinton como "loca capitalista e hipócrita".

El informe de Washington sobre los derechos humanos en Nicaragua hace mención a los problemas de la oposición para ejercer su derecho de reunión, la politización del sistema judicial, las violaciones a la libertad de prensa y los hostigamientos a las organizaciones no gubernamentales, entre otros aspectos.

En ese mismo documento de evaluación EE.UU. asegura que la situación de DD.HH. en Honduras ha empeorado, menciona el aumento de asesinatos sin resolver cometidos como uno de los principales ejemplos de una tendencia mundial de discriminación e intimidación según la orientación e identidad sexual de las personas.

Hasta ahora, la justicia hondureña demuestra incapacidad en esclarecer y deducir responsabilidades por 35 asesinatos perpetrados contra miembros de la comunidad gay y transexual.

A mediados de marzo se contabilizaban al menos 35 casos de este tipo de asesinatos sin resolver.