Ciudad de México, Excelsior.com.mx. El procurador General de la República, Jesús Murillo, descartó que “se le quiera dar carpetazo al caso de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa”, al afirmar que hay un principio de justicia en este asunto.

“Si le quisiéramos dar carpetazo ya lo hubiéramos cerrado... no nos interesa cerrarlo, nos interesa llegar hasta el fondo”, puntualizó Murillo Karam en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen Multimedia.

Insistió en que tiene “la certeza de que en ese lugar —en el basurero de Cocula— se asesinó y se quemó a un grupo importante de personas. Tengo indicios de que pudieran ser los estudiantes”.

Pero eso, afirmó Murillo Karam, depende de los especialistas y los técnicos expertos de Austria.

“De lo que se trata es de realmente saber qué pasó... no sé cuánto nos vayamos a tardar, pero vamos a llegar a la verdad”, aseguró.

Sobre la desconfianza que han manifestado los padres de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, el titular de la PGR dijo que “es absolutamente natural, si yo estuviera en la situación en que ellos están, estaría en lo mismo, la esperanza es lo último que hay que perder”.

Murillo dijo que él mismo acudió al basurero de Cocula y detalló que “al principio me confundí, porque vi algunas ropas, pedí que lo revisaran todo, pero luego ya me enteré que habían quemado todo. Dice uno de ellos que el líder, un tipo que le dicen El Cepillo —que todavía no está detenido— los obligó a quemar la ropa que ellos traían puesta, para que no quedara huella de nada”.

Sobre el móvil de la ejecución, afirmó que cuenta con dos líneas: una sería motivada por las exautoridades del municipio de Iguala y otra “apunta al crimen organizado, que aprovechó la situación para apoderarse del control del terreno”.

Por otra parte, en entrevista radiofónica, Murillo afirmó que el líder de los Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias, declaró que recibió un mensaje de El Gil donde decía que eran atacados por el grupo rival: “Nos atacaron Los Rojos, nos estamos defendiendo”.

Citando de manera textual, Murillo aseveró que al día siguiente El Gil le dijo a Sidronio: “Los hicimos polvo y los echamos al agua, nunca los van a encontrar”.

“Seguiremos hasta el fondo”. Reconoce que “pudo haber cometido un error por cansancio”. Asegura que esperan resultados de peritos para dar conclusiones sobre el caso.

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, descartó que “se le quiera dar carpetazo al caso de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa”, al afirmar que hay un principio de justicia en este caso.

“Si le quisiéramos dar carpetazo ya lo hubiéramos cerrado... no nos interesa cerrarlo, nos interesa llegar hasta el fondo”, puntualizó Murillo Karam en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen Multimedia.

Además, dejó en claro que su expresión de cansancio, pronunciada durante la conferencia del viernes pasado, responde “a que tenía 40 horas sin dormir, venía de una reunión difícil, con los padres de los normalistas desaparecidos, y las preguntas (de los medios) eran repetitivas”.

Aceptó que “pude haber cometido un error por cansancio”, aunque afirmó que continuará la búsqueda de los jóvenes, “porque mientras no tenga la evidencia científica de que son ellos, hay que seguir buscando”, el tiempo que sea necesario.

“La búsqueda va a seguir mientras no tengamos evidencia de otra cosas. El tiempo que sea necesario, hasta que se agote todo.”

Aunque, insistió que, como se lo hizo saber a los padres de los estudiantes desaparecidos el viernes pasado, “tengo la certeza de que en ese lugar —en el basurero de Cocula— se asesinó y se quemó a un grupo importante de personas. Tengo indicios de que pudieran ser los estudiantes”.

“Hay muchos indicios, insisto, de que fue el homicidio, de que ahí se asesinó a muchas personas, no tengo la menor duda.”

Pero eso, afirmó Murillo Karam depende de los especialistas y los técnicos expertos de Austria.

“De lo que se trata es de realmente saber qué pasó... no sé cuánto nos vayamos a tardar, pero vamos a llegar a la verdad”, aseguró.

Sobre la desconfianza que han manifestado los padres de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, el titular de la PGR dijo que “es absolutamente natural, si yo estuviera en la situación en que ellos están, estaría en lo mismo, la esperanza es lo último que hay que perder”.

Sobre el móvil de la ejecución, el procurador afirmó que la dependencia que encabeza cuenta con dos líneas; una de ellas, sería motivada por las autoridades del municipio de Iguala, “que buscaban que los normalistas no interrumpieran el segundo informe de la expresidenta del DIF-Municipal María de los Ángeles Pineda Villa, actualmente arraigada.

Y el segundo móvil, precisó, “apunta al crimen organizado, que aprovechó para apoderarse del control del terreno”, con base en un mensaje que habría recibido uno de los líderes de la banda delincuencia, Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias, detenido en la prisión de máxima seguridad federal El Altiplano, en el municipio de Almoloya de Juárez, Estado de México.

“En un mensaje le informa de los hechos, y éste dice que hay que defender el territorio”.

Murillo Karam afirmó que la PGR no cuenta con elementos para asegurar que los normalistas de Ayotzinapa estaban infiltrados por grupos delincuenciales, y detalló que aún se investiga si el ataque “fue resultado de una confusión”, de lo cual, dijo, “no tendemos certeza”.

Afirmó que “aunque ya se tiene la detención de los cabecillas y de algunos de los operadores de Guerreros Unidos, aún no se puede cantar victoria, porque esta célula aún no está desmantelada”.

Actualmente la PGR cuenta con diez órdenes de aprehensión y casi todas van enfocadas a ese grupo, “porque son los autores materiales, los policías se los entregan a ellos”.