El presidente de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP), Héctor Cristaldo, acusó al presidente Fernando Lugo de estar detrás de las invasiones y enfrentamientos en Alto Paraná e Itapúa.

Además, aseguró que los "carperos luguistas" se movilizan en vehículos estatales y con apoyo de la Policía.

Cristaldo lamentó el nuevo asalto perpetrado por "carperos" esta vez en Mayor Otaño, departamento de Itapúa.

"Lugo busca generar un clima de violencia en todo el país", manifestó a radio Ñanduti, al considerar que el propio mandatario promueve las ocupaciones con aval militar y policial.

A su vez, indicó que la decisión del gobernante obedecería a que no encuentra un candidato en la izquierda que lo suceda en el próximo período.

"Esto ya parece el lejano oeste", señaló al referirse al clima de violencia generado por los "carperos" que llegan a las propiedades junto a militares que a su vez argumentan tareas de "amojonamiento" para ingresar a los inmuebles.

En tanto, agregó que los invasores incluso se movilizan en vehículos estatales. "Con los impuestos que pagamos están armando este bochinche", refirió.

Reiteró que todas las ocupaciones de "carperos" fueron acordadas "en la cocina de Mburuvicha Róga, tomando mete".

En la víspera, los invasores de Ñacunday se trasladaron hasta Mayor Otaño, donde atropellaron estancias y destruyeron vehículos. El grupo igualmente amanezó con armas de fuego y machetes a los lugareños.

El dirigente Victoriano López aseguró que son los productores quienes ejercen violencia contra los "pobres campesinos".

En algunos documentos calificados de "secretos" se confirma que el propio presidente Lugo ordenó deliminar cuatro antiguos yerbales en Ñacunday.