Bogotá. Los profesores de escuelas y colegios públicos de Colombia iniciaron este miércoles una huelga indefinida para pedir aumentos salariales, en una protesta que dejó sin clases a millones de estudiantes y obligó al gobierno a suspender una negociación con el sindicato de los educadores.

El presidente de la Federación Colombiana de Educadores, Luis Grubert, dijo a Reuters que el cese de actividades de 330.000 profesores dejó sin clases a unos 9 millones de estudiantes.

El dirigente sindical sostuvo que pese a la huelga, se mantiene abierta la posibilidad de diálogo con el gobierno en busca de una solución a sus demandas, que también incluyen una mejora del servicio de salud y una revisión al sistema de evaluación de los docentes.

"Vamos a huelga, pero no hemos roto el diálogo. La huelga es por los compromisos incumplidos del gobierno para con la educación y los educadores", afirmó Grubert.

La protesta de los profesores del sector público es la segunda en menos de un año.

La ministra de Educación, Gina Parody, dijo que pese a que los educadores tienen un régimen privilegiado y el gobierno había accedido a un aumento el 10%, al pago de una bonificación a quienes estén próximos a pensionarse, a mejorar el sistema de salud y a eliminar un sistema de evaluación escrita, decidieron ir a la huelga.

"No sabemos qué quieren entonces. Todas estas propuestas las retiramos de la mesa, cualquier negociación en adelante comienza de cero y no negociamos durante el paro", advirtió la funcionaria quien anunció que no se pagarán los días que los profesores no trabajen.

Parody aseguró que pese a la gran inversión que realiza el gobierno en educación pública, la calidad sigue sin mejorar.