Ciudad de México. Para finales de 2015, los maestros de educación básica serán evaluados por primera vez en su desempeño docente, con el fin de mostrar que tienen las habilidades para dar clases.

Ante ese reto, los mismos profesores han pedido que esa evaluación incluya verlos impartiendo clases, es decir, que se valore su práctica diaria, y con ello demuestren que tienen el dominio para estar en un aula.

De acuerdo con una consulta en línea a docentes sobre la evaluación de desempeño que aplicó el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) en 2014, la mayoría de los profesores coincide en que parte del examen de desempeño incluya verlos en el salón de clases.

Debido a que los profesores sólo tendrán tres oportunidades para demostrar que cuentan con el desempeño idóneo para estar en un aula, como lo establece la Ley General del Servicio Profesional Docente, la demanda de los maestros insiste en que se incluya verlos en clase y se consideren las condiciones en las que imparten la enseñanza, es decir, la infraestructura del plantel y la ubicación de la escuela, así como la disponibilidad de materiales educativos.

"Los maestros sí consideran que la evaluación tiene que incluir alguna medida de su práctica directa; es una cosa muy importante tomar en cuenta y eso quiere decir que a los maestros les gustaría que los evaluaran viéndolos trabajar, viéndolos dar clase y que eso implica una observación directa de aula y eso es muy importante”, aseveró Sylvia Schmelkes, presidenta del INEE.

En un encuentro con medios de comunicación, efectuado esta semana, afirmó que de las preguntas que les hicieron a docentes en esa consulta en línea y en grupos focales de maestros, la mayoría consideró indispensable que haya una observación directa de su trabajo diario, para que valoren su desempeño, tomando en cuenta las condiciones físicas del plantel y las herramientas de trabajo para la enseñanza.

La evaluación de desempeño docente se aplicará por primera vez a finales de 2015 y para valorar qué elementos deben incluir y calificar, el INEE decidió cuestionar a los mismos profesores para tomar en cuenta sus propuestas.

Además de que les gustaría que se evalúe su práctica diaria, los profesores consideraron indispensable que los examinen evaluadores externos, es decir, que no sea ni el director ni el supervisor de su escuela quienes lo hagan, sino docentes ajenos al ambiente en el que se desenvuelven.

"A los maestros les gustaría ser evaluados por maestros, pero que no sean de su propia escuela. Consideran que debe ser alguien que tenga conocimiento de lo que implica ser maestro, pero no quisieran que fuera ni su director ni su supervisor, ni alguien que sea de su misma escuela, sino maestros que gocen de cierto prestigio y que vengan de fuera”, detalló la presidenta del INEE.

Junto con esas peticiones, los docentes señalaron que para evaluar su desempeño en las aulas no basta con un examen escrito sobre sus habilidades y conocimientos pedagógicos, sino que para hacer una evaluación justa es necesario que se consideren los factores del entorno en el que laboran, así como la infraestructura de la escuela y los materiales de apoyo con los que cuentan, con el objetivo de que sea una evaluación justa.

Por útlimo, Schmelkes adelantó que van a tomar en cuenta esas propuestas, pero también habrá que evaluar la relación que tiene un maestro con sus pares y con el director del plantel, para complementar el examen de desempeño docente.

Se cotizan prepas de la UNAM

De los más de 310 mil aspirantes a una escuela de bachillerato en la zona metropolitana de la Ciudad de México, la mitad busca ingresar a uno de los 14 planteles de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Por lo anterior, se ha detonado una competencia muy alta para obtener un lugar en esa institución, la cual todavía se dispara más tanto en la preparatoria No. 6, ubicada en Coyoacán, como en la No. 2, que se encuentra en la delegación Iztacalco.

Las cifras de la Comisión Metropolitana de Instituciones Públicas de Educación Media Superior (Comipems) revelan que esas dos escuelas tienen una alta demanda entre los aspirantes al examen único de ingreso.

Hoy se publica la convocatoria para la edición 2015 del concurso de admisión a bachillerato, en el que se estima el registro de 317 mil jóvenes que concursarán por un sitio para continuar sus estudios de educación media superior en la zona conurbada del DF.

En la preparatoria de Coyoacán, por cada lugar disponible hay 16.2 aspirantes, lo cual significa que de esos 16 jóvenes, sólo uno podrá ingresar a esa escuela.

Mientras tanto, en la preparatoria de Iztacalco, por cada espacio disponible hay 13.8 aspirantes, de modo que por cada joven que logre un sitio 12.8 se quedan fuera.

Caso similar muestra la preparatoria No. 9, ubicada en Lindavista, donde hay 13 aspirantes por cada lugar.

Ante esa alta demanda en los planteles de la UNAM, la Comipems advierte a los aspirantes sobre la competencia, lo cual implica que los mejor preparados serán quienes obtengan un lugar en esos planteles.

Por ejemplo, en los últimos tres concursos, el número mínimo de aciertos con el que aspirantes a la prepa 6 alcanzaron un lugar osciló entre los 107 y 110, de 128; mientras el puntaje mínimo aceptado para los aspirantes a la prepa 2 estuvo entre los 104 y 107, y para los aspirantes que obtuvieron lugar en la prepa 9 el mínimo de aciertos fue de entre 101 y 106.

Ante esa alta demanda, los aspirantes con los mejores puntajes son quienes tienen la oportunidad de ingresar a uno de los 14 planteles de la UNAM, mientras que alguien con menos de 80 aciertos, tiene pocas probabilidades de ser aceptado.

En el resto de los planteles de bachillerato de la UNAM la demanda también es alta. Por ejemplo, por cada lugar disponible en la prepa 3, hay cinco aspirantes; para las prepas 1 y 5, y el CCH Oriente, hay en promedio cuatro aspirantes por cada lugar disponible, y en la prepa 4, 8, así como en CCH Azcapotzalco y CCH Naucalpan, la demanda es de tres aspirantes por cada espacio disponible.

Con base en esos datos, los planteles de la UNAM con menos demanda son CCH Vallejo, CCH Sur y la prepa 7, donde hay dos aspirantes por cada lugar disponible.

El examen de admisión de las instituciones que ofrecen sus lugares a través de la Comipems se aplicará los próximos 27 y 28 de junio, y los resultados saldrán el 30 de julio.