De acuerdo con informaciones previas al segundo encuentro de diálogo entre la oposición y el gobierno nacional, dos temas estarían en el centro del debate de ayer: la aprobación de una ley de amnistía y la Constitución de una comisión por la verdad.

En la reunión que se desarrolló a puerta cerrada participaron las comisiones de enlace de ambos sectores, además de los cancilleres de Unasur y el nuncio apostólico, Aldo Giordano.

Por el gobierno estuvieron el vicepresidente Jorge Arreaza, el canciller Elías Jaua y el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez; mientras que por la oposición asistieron Ramón Guillermo Aveledo, Édgar Zambrano, Delsa Solórzano, Julio Igarza y Miguel Pizarro.

Antes del encuentro de este martes 15 de abril, los partidos políticos de oposición repitieron hasta el cansancio que ningún diálogo es posible sin la liberación de los que llaman “presos políticos”, incluidos casos como los de Iván Simonovis, Leopoldo López, los alcaldes Enzo Scarano y Daniel Ceballos y los policías metropolitanos, entre otros.

De hecho, ya en la misma reunión del martes el diputado Andrés Velásquez había consignado la propuesta de ley que aspiran a que sea considerada.

Las direcciones de Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática e incluso de los partidos de la MUD que no han formado parte de la iniciativa del diálogo, como Alianza Bravo Pueblo, resaltaron el tema de la amnistía como elemento fundamental. No en vano, Ramón Guillermo Aveledo aprovechó la transmisión en cadena nacional de radio y televisión para sugerirlo como punto en la agenda de anoche.

Pero amnistiar a los presos es uno de los temas o condiciones planteados que más roncha levantan entre los sectores oficialistas o del Gran Polo Patriótico.

No es el momento. En el chavismo rechazan de plano una posible ley de amnistía. En entrevista a Últimas Noticias publicada el domingo pasado, el presidente Nicolás Maduro comentó que había “tiempos para la justicia y tiempos para el perdón”. Sobre una posible indulgencia en el marco de esta mesa de diálogo, el Jefe del Estado resaltó: “Ahora es tiempo de la justicia severa”.

Así como piensa el primer mandatario piensan los aliados. José Pinto, líder de Tupamaro y participante en la reunión del jueves pasado, defiende que “sin justicia no hay paz”.

“No creo que la amnistía sea una opción. El presidente Chávez perdonó a los golpistas de 2002 y nunca hubo rectificación por parte de estos grupos de derecha”, agrega.

Los comunistas son igual de contundentes. “¡El diálogo no es impunidad! Rechazamos de manera frontal esa propuesta de la llamada ley de amnistía. Quien ha cometido delito en este país debe pagar. La justicia debe actuar con toda la fuerza que establezcan las leyes”, sostiene Oscar Figuera, secretario general del Partido Comunista de Venezuela (PCV).

En Patria Para Todos (PPT) también han mostrado reservas con esta iniciativa. Ilenia Medina, secretaria de Organización de la tolda azul, ha sostenido que no se puede olvidar a las víctimas de quienes hoy son considerados “presos políticos” por la oposición.

Sin embargo, el PPT ha propuesto que el punto sea debatido con todas las partes en el Consejo de Estado de Derechos Humanos, instancia creada por el Ejecutivo e impulsada por la comisión de cancilleres de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) que ha mediado en el conflicto.