Sacramento. Unos 200 manifestantes se enfrentaron con policías antidisturbios en la capital de California y había más protestas planeadas para este sábado después de que la autopsia de Stephon Clark contradijo la versión policial del tiroteo del hombre negro, que estaba desarmado, por oficiales.

El 18 de marzo, Clark, de 22 años y padre de dos hijos, fue baleado en el patio de la casa de sus abuelos por la policía, que acudió por reportes de que alguien estaba rompiendo ventanas. La policía dijo que los agentes que dispararon 20 veces pensaban que el hombre sostenía un arma, que resultó ser un celular.

Una nueva autopsia privada mostró que ninguna de las ocho balas que golpearon a Clark lo impactó de frente y que sí recibió seis tiros por la espalda, uno en la pierna y uno en el costado, contradiciendo la versión policial de los hechos, informó este viernes un abogado de la familia de la víctima.

Bennet Omalu, el patólogo forense que realizó la autopsia independiente, dijo en una rueda de prensa que cualquiera de las siete balas que entraron en la mitad superior del cuerpo de Clark podría haberlo matado.

La policía declaró que el hombre avanzó hacia los oficiales de manera amenazante cuando dispararon. El incidente fue capturado en un video de cuerpo divulgad por la policía el miércoles.

Los manifestantes se reunieron en el ayuntamiento de Sacramento, antes de ingresar a la parte vieja de la ciudad, algunos con megáfonos y máscaras negras, gritando el nombre de Clark e insultos contra la policía.

Más de 80 policías y agentes de la Patrulla de Caminos de California con equipo antidisturbios bloquearon a los manifestantes que marchaban hacia una carretera. No hubo arrestos, informó el diario local Sacramento Bee.

La muerte de Clark es la más reciente en una serie de tiroteos a hombres negros con resultado de muerte por parte de la policía. Los incidentes han provocado protestas en todo Estados Unidos y alimentan un debate nacional sobre los prejuicios en el sistema de justicia penal estadounidense.