Centenares de personas se concentraron de nuevo este domingo en Madrid para manifestar solidaridad al juez Baltasar Garzón, cuya condena a once años de inhabilitación esta semana por haber ordenado escuchas a una red corrupta provocó una oleada de críticas en España y en el exterior.

Los manifestantes se reunieron frente al Tribunal Supremo en la capital española, donde siete jueces condenaron el jueves a Garzón por un caso de escuchas ilegales, gritando lemas como "Garzón, amigo, el pueblo está contigo" y "queremos justicia".

"Qué vergüenza, qué asco", se leía en algunas de estas numerosas pancartas agitadas por los partidarios de Garzón, reunidos ante una grande banderola con una fotografía suya que denunciaba "los juicios de la vergüenza", informó la agencia Europa Press.

"Es el único juez que se ha atrevido a abrir procesos sobre temas que eran políticamente incorrectos", lanzó Manuel Melero, profesor de 47 años que vino a manifestarse con sus dos hijas.

Baltasar Garzón fue condenado por haber ordenado grabaciones de las conversaciones entre abogados y sus clientes sospechosos de una trama de corrupción que salpicaba a altos cargos del conservador Partido Popular, ahora en el poder, en violación con los derechos de la defensa.

Está también procesado en otros dos casos, uno de ellos por haber investigado las desapariciones de más de 100 mil personas durante la Guerra Civil (1936-1939) y el franquismo (1939-1975). Y una tercera por los patrocinios de unos cursos que impartió en Nueva York.

La condena de Garzón, el juez más conocido en España por su lucha contra ETA, y que se dio a conocer a nivel internacional por ordenar detener al dictador chileno Augusto Pinochet y perseguir a represores argentinos, sigue generando reacciones de rechazo.

El magistrado será expulsado definitivamente de la carrera judicial el próximo martes.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), órgano de gobierno de los jueces en España, hará efectiva ese día la expulsión de la carrera judicial de Garzón, pues será entonces cuando el Tribunal Supremo le notifique formalmente la sentencia que le inhabilitó durante once años por las escuchas del llamado "caso Gürtel".

La comisión permanente del CGPJ incluirá en el orden del día de su reunión ordinaria del martes la expulsión de Garzón, según fuentes del organismo.

Una vez que dicha comisión haga efectiva la sentencia, que supone para Garzón la pérdida de su condición de juez y de los honores y reconocimientos que acompañan al cargo, el pleno del CGPJ dará el visto bueno definitivo en su sesión del 23 de febrero.

En ese momento quedará vacante el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, del que hasta ahora era titular Garzón, aunque ya estaba suspendido de sus funciones cautelarmente desde mayo de 2010, tras la apertura de las tres causas judiciales contra él.

El CGPJ procederá entonces a sacar a concurso la plaza que deja vacante Garzón, a la que podrán optar magistrados de toda España.