Nueva York. Nueva York se convirtió estedomingo en escenario de protestas a favor y en contra de la construcción de una mezquita cerca del sitio donde estaban las Torres Gemelas, en una muestra de la polémica que genera el tema a nivel nacional.

Los manifestantes debieron ser separados por la policía y por barricadas para evitar incidentes.

El debate, que se ha convertido en un tema políticamente sensible para el gobierno de Barack Obama, gira en torno a los planes para construir una mezquita y un centro cultural musulmán a dos cuadras del sitio de los ataques del 11 de septiembre del 2001, que dejaron cerca de 3.000 muertos.

Los republicanos que se oponen al proyecto están usando el tema para atacar a Obama, antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Los opositores a la construcción del centro, que incluiría una sala de oración, dicen que la ubicación propuesta es poco sensata y temen que el complejo dé refugio al extremismo religioso.

Los que lo respaldan citan el derecho a la libertad religiosa y la necesidad de promover la tolerancia y el entendimiento.

Cientos de opositores el domingo coreaban "No a la Mezquita", cantando canciones patrióticas y agitando fotografías de ataques violentos de extremistas islámicos.

Un cartel rezaba: "No todos los musulmanes son terroristas, pero todos los terroristas son musulmanes".

A pocos metros, los partidarios cantaban: "No nos importa lo que digan los intolerantes, la libertad religiosa llegó para quedarse".

Una maestra de escuela retirada, partidaria del proyecto, dijo: "Esto se ha convertido en herramienta política para pregonar el odio. Los musulmanes amantes de la paz no nos atacaron".

No se reportaron incidentes ni arrestos. La policía y filas de barricadas separaron a los grupos. Funcionarios dijeron que se desplegaron fuerzas adicionales, pero no precisaron la cantidad.

Obama y el alcalde de la Ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, han dicho que apoyan el derecho de los musulmanes a construir el centro cerca de la Zona Cero.

Otros sugieren que se mude a un lugar menos controvertido.