Dacca. Al menos 100 personas resultaron heridas este sábado cuando trabajadores textiles atacaron fábricas y vehículos en Bangladesh en un segundo día de protestas para exigir mayores sueldos, dieron la policía y testigos.

La policía lanzó gas lacrimógeno, balas de goma y utilizó bastones para dispersar a los trabajadores que protestaban y bloqueaban dos carreteras en los suburbios de la capital Dacca.

Esta semana, el gobierno fijó un sueldo mínimo mensual de 3.000 taka (US$43), pero los trabajadores están demandando 5.000 taka.

Los problemas en las protestas del sábado comenzaron en Ashulia, una zona industrial a unos 30 kilómetros al norte de la capital.

"Varios policías también resultaron heridos, mientras se enfrentaban a los trabajadores, intentando dispersar los ataques contra sus vehículos", dijo un reportero en el lugar.

Los manifestantes también bloquearon una carretera en Fatulla, a 16 kilómetros al este de Dacca. La mayoría de las fábricas de textiles en Dacca estaban cerradas después de los disturbios del viernes.

La fábricas de Bangladesh elaboran ropa para marcas internacionales como JC Penney, Wal-Mart, H&M, Kohl's, Marks & Spencer, Zara y Carrefour.

El vestuario corresponde a más del 80 por ciento de las exportaciones anuales del país, de US$16.000 millones.