Ciudad de México, Excelsior.com.mx. Aunque en las elecciones intermedias para renovar la Cámara de Diputados, tradicionalmente la participación ciudadana por mucho alcanza el 40%, en los comicios del 7 de junio ese porcentaje aumentará debido a la concurrencia de 17 procesos locales, entre ellos la elección de nueve gobernadores.

Así lo estimó el ex consejero del IFE Francisco Guerrero Aguirre, en el marco de la conferencia Perspectivas Económicas y Electorales, organizada por la Universidad Anáhuac, donde señaló que al coincidir en el calendario electoral las elecciones federales y estatales, habrá más participación.

Ahora cambia un poco porque hay elecciones concurrentes y en las elecciones concurrentes, por ejemplo, si ustedes son habitantes de Nuevo León, pues sí les interesa votar para diputados federales.

“Pero, ¿qué les interesa más? Pues votar para gobernador porque el gobernador tiene un impacto más cotidiano en su vida diaria”, ejemplificó.

El columnista del periódico Excélsior afirmó, sin embargo, que el actual proceso electoral enfrenta cuatro amenazas: la deslealtad democrática, el discurso antisistémico, los incentivos perversos violencia e inseguridad, y la guerra sucia.

A mayor grado de guerra sucia o de campaña de contraste, los ciudadanos se alejan más de las urnas ¿Por qué? Porque hay un mantra en el aire que está volando encima de nuestras cabezas que dice que todos son iguales, casi bajo la dinámica de lo que sucedió en Argentina: que se vayan todos”, apuntó.

El ex consejero del IFE comentó que esta serie de factores y la apatía de la población dará como resultado que la integración de la nueva Cámara de Diputados quede sin modificaciones de fondo.

Para 2018, visualizó un panorama de tres grandes bloques políticos que se disputarán la Presidencia de la República: por un lado el PRI, Partido Verde y Nueva Alianza; otro bloque estaría configurado por la eventual alianza PAN-PRD y un tercer competidor sería Morena.

Habrá que ver qué decide el PRI y Verde y Panal como un bloque; habrá que ver si el PAN y el PRD deciden finalmente ir juntos en una elección presidencial, eso es algo que nunca hemos visto, pero yo no lo vería como algo alejado o como algo imposible de suceder”, vaticinó.