Fracasó el proceso de depuración y profesionalización de los cuerpos policiacos que el gobierno federal impulsó desde 2009, establece el presidente Enrique Peña Nieto en la exposición de motivos de su iniciativa para fortalecer al Estado de derecho que envió al Senado.

En la propuesta de reforma para que el Estado intervenga municipios coludidos con el crimen, afirma que sólo 39,2% de los ciudadanos tiene confianza en las policías municipales, de acuerdo con una encuesta de 2013 del INEGI.

Aclara que si bien hubo avances en los esfuerzos para depurar a las policías, “el proceso es demasiado lento y dispar, al tratarse de un sistema que funciona mediante incentivos presupuestales para los municipios”.

Señala que “no ha sido posible” que las policías municipales se consoliden como instituciones primordiales de atención y que “no han sido una opción institucional viable para (...) enfrentar los retos en seguridad pública”.

De acuerdo con el reporte más reciente del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, a nivel municipal hay 117 mil 334 elementos policiacos que pasaron los controles y 38.698 los reprobaron.

Admiten desconfianza en policías

Asevera que los agentes municipales no se han consolidado como instituciones para atender a la gente.

Después de cinco años de evaluaciones y controles de confianza, fracasó el proceso de depuración y profesionalización de los cuerpos policiacos por el que apostó el gobierno federal desde 2009, pues incluso el propio presidente Enrique Peña Nieto planteó al Senado que los actuales cuerpos policiacos “carecen de credibilidad o confianza” de los ciudadanos.

“No debe pasar desapercibido que si bien los esfuerzos recientes para tratar de homogeneizar y certificar a las policías del país han generado avances tangibles, el proceso es demasiado lento y dispar al tratarse de un sistema que funciona en gran parte mediante incentivos presupuestales para los municipios”, precisa el Presidente de la República.

Añade que “no ha sido posible lograr que las policías municipales se consoliden como instituciones primordiales de atención a la seguridad de los ciudadanos; sólo 14 de los 31 estados tienen cuerpos policiales en todos sus municipios”; lo cual demuestra que “las policías municipales no han sido una opción institucional viable para atender las necesidades de seguridad en gran parte del país”.

Destaca que “actualmente las fuerzas policiacas municipales no responden a las necesidades de seguridad de los municipios en atención a su población, geografía y actividades económicas. La posibilidad constitucional de que cada municipio tenga su propia fuerza encargada de la seguridad pública, ha generado que contemos con una masa heterogénea de corporaciones de todo tipo y tamaño, que claramente no son capaces de enfrentar los retos que hoy en día se presentan en materia de seguridad pública”.

En la exposición de motivos de su propuesta de reforma constitucional para que el Estado intervenga municipios coludidos con el crimen organizado, se cree el mando único estatal y el Congreso de la Unión defina las responsabilidades de cada uno de los niveles de gobierno en materia de combate al crimen, que entró ayer de manera formal a comisiones del Senado, el mandatario federal muestra la situación actual de las policías municipales.

“Varias de las corporaciones policiales municipales no han tenido la solidez institucional suficiente para hacer frente a la delincuencia en sus diversas expresiones, lo que se ha traducido a su vez en la cooptación de los elementos que integran estas corporaciones por parte del crimen organizado.

“En varios casos las policías municipales han sido corrompidas o infiltradas por grupos criminales y, por ende, carecen de credibilidad o confianza para llevar a cabo sus funciones de combate a los delitos del orden común que más afectan a las personas”, precisa.

El Presidente de la República explica a los senadores que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública de 2013, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, sólo el 39,2% de los ciudadanos tiene confianza en las policías municipales, mientras que 55% confía en la Policía Federal; el 80,1% en el Ejército y 83.1% en la Marina.

En 2009, como uno de los productos del acuerdo nacional asumido por diferentes actores políticos, sociales y empresariales en agosto de 2008, el Senado y la Cámara de Diputados crearon en diciembre de 2008 la Ley General de Sistema Nacional de Seguridad Pública, que creó un proceso de homologación para la profesionalización de todos los cuerpos policiacos.

Incluyó un artículo transitorio que obligaba al despido de todos los cuerpos policiacos que no estuvieran certificados en enero de 2013, pero como se registró un retraso considerable en el proceso de evaluación en los estados y municipios, al grado de que a cinco años todavía no concluye, el Senado modificó el transitorio y dejó abierto el tiempo; es decir, no tiene ya plazos perentorios para su cumplimiento.

De acuerdo con los datos de noviembre del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ya se evaluó al ciento por ciento de los elementos policiacos federales, estatales y municipales.

Los resultados son que 59 mil 286 elementos de los cuerpos federales pasaron los exámenes y tres mil 516 no lo aprobaron, que representan el seis por ciento; a nivel estatal, 178 mil 427 elementos aprobaron y 20 mil 521, que equivalen a 10 por ciento, reprobaron; y a nivel municipal hay 117 mil 334 elementos policiacos que pasaron los controles de confianza y 38 mil reprobaron, es decir 13%.