Asunción. El resultado de una prueba de ADN a la que se sometió el presidente paraguayo, Fernando Lugo, para determinar la paternidad de un niño dio negativa, dijo el laboratorio que la practicó, en una conclusión que debe ser complementada con otros dos exámenes.

Un dictamen a favor del mandatario, que se tendrá una vez que la jueza del caso reciba los informes restantes, dará una bocanada de oxígeno a Lugo en momentos en que busca mantener el rumbo de su Gobierno mientras lucha contra un cáncer linfático recientemente diagnosticado.

"El Señor Presidente de la República del Paraguay, Fernando Armindo Lugo Méndez, puede ser excluido como padre biológico del niño", señala el informe del laboratorio paraguayo Curie. Agrega que "se comprueba en el niño (...) la presencia de alelos que no posee el padre alegado".

La madre del niño, Hortensia Morán, quien asegura haber tenido una relación con el ex obispo católico luego de que éste renunciara al sacerdocio para pelear por la presidencia, dijo apenas conocer la noticia que era víctima de una "manipulación perversa" pero luego comentó, más cauta, que prefería esperar.

"Hay elementos que me hacen llamar la atención en el manejo y en el proceso, pero queremos esperar los otros dos resultados. De hecho por eso propusimos tres laboratorios", dijo Morán en una rueda de prensa junto a sus representantes.

Los abogados de la mujer sugirieron que las pruebas podían verse alteradas por el tratamiento de quimioterapia al que es sometido Lugo para tratar el cáncer, pese a que el juzgado descartó la posibilidad tras pedir informes a varios expertos.

La firma se quejó también de que los resultados no fueron remitidos en sobres lacrados -algo que el laboratorio negó- y que se conocieron antes de que el juzgado lo anunciara.

Las muestras recolectadas la semana pasada deben ser analizadas por otros dos laboratorios antes de que la jueza de la niñez y la adolescencia, Ana Ovelar, se pronuncie sobre la acción judicial promovida por Morán.

El abogado de Lugo, Marcos Fariña, dijo a Reuters que los resultados restantes se conocerán probablemente la próxima semana. "El señor presidente está pendiente, está cauto, esperando los resultados de los demás laboratorios", sostuvo.

En abril de 2009, Lugo asumió la paternidad de un niño concebido cuando aún era obispo, un caso que impulsó la presentación de otras demandas y denuncias similares que minaron la popularidad del mandatario en su primer año de gestión.

Lugo juró en 2008 para un mandato de cinco años.