Madrid. El gobernante Partido Socialista de España sufrió una nueva caída en el apoyo electoral en octubre, pese a un recambio de gabinete que posiblemente llevará a la facción política a los próximos comicios generales en el 2012, de acuerdo a un sondeo publicado este domingo.

El opositor Partido Popular (PP) se llevaría el 46,4% de los votos si las elecciones se realizaran ahora, en comparación con el 33,8% del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), indicó el sondeo publicado por el diario El Mundo.

La popularidad del gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que lleva seis años en el poder, se ha visto dañada por su gestión de la economía, una grave crisis económica y las medidas de austeridad que aprobó para reducir uno de los déficits presupuestarios más altos de la zona euro.

También han sido factores importantes las reformas estructurales del gobierno, como la laboral, ya definida, y la de las pensiones, que pretende abordar.

Hace dos semanas, otros dos sondeos en los diarios La Razón y Público dieron una ventaja aún más elevada al conservador PP, superando el 13% en ambos casos.

La encuesta, elaborada por Sigma Dos, tuvo lugar el 20 y el 21 de octubre, mientras el Congreso español aprobaba los presupuestos para el 2011 que incluyen un duro ajuste y Zapatero anunciaba una amplia remodelación de su gabinete.

El apoyo al PSOE ha caído drásticamente en las últimas cuatro encuestas elaboradas por Sigma Dos, desde noviembre del 2009, cuando estaba a tres puntos del PP. Los socialistas van por detrás de los conservadores desde diciembre de 2008, nueve meses después de las últimas elecciones generales.

Zapatero, que el sábado aseguró que terminará su mandato, no ha querido pronunciarse sobre si buscará una reelección.

Medios locales llevan un tiempo mencionando el asunto y han insinuado que su sucesor podría ser el actual vicepresidente primero y portavoz Alfredo Pérez Rubalcaba, quien dijo que la última palabra sobre el tema la tendría el mandatario.

"El hombre propone y Zapatero dispone. Si se me pide un esfuerzo, lo hago. Todo lo que tengo y soy lo voy a dar por este gobierno", afirmó.

El hundimiento socialista parece favorecer al partido Izquierda Unida, que pasó del 3,8% de los comicios de 2008 a un 6,1% en el sondeo de este domingo.

Los presupuestos de 2011, que pretenden recortar el gasto del gobierno central en un 7,9% y el de los ministerios en un 16%, no han convencido a los votantes. Sólo el 31,3% de los encuestados cree que servirán para combatir la crisis económica.

El sondeo fue elaborado mediante una encuesta telefónica a 1.000 adultos y tiene un margen de error de 3,16%.