Madrid. El expresidente catalán y candidato independentista a presidir el gobierno de la región española, Carles Puigdemont, insistió este viernes en que la tecnología permite que sea investido y gobernar desde Bruselas, argumentando que si regresara a España sería encarcelado.

Puigdemont dijo que aspira a regresar al gobierno catalán y que se respete el resultado de las elecciones autonómicas de diciembre, convocadas por el Gobierno español, en las que los secesionistas obtuvieron mayoría.

“Soy perfectamente investible presidente y tengo todo el derecho del mundo porque así lo ha querido la gente”, dijo Puigdemont en una entrevista el viernes con una radio catalana.

El depuesto presidente catalán dijo que gobernar la región mediterránea desde Bélgica no era la situación ideal, pero que no tenía otra opción.

“Entre ser presidente y ser presidiario, elijo lo primero porque creo que puedo servir mejor. Desde la cárcel no se puede gobernar”, añadió el líder de la plataforma independentista.

“Entre ser presidente y ser presidiario, elijo lo primero porque creo que puedo servir mejor. Desde la cárcel no se puede gobernar”, añadió el líder de la plataforma independentista Junts per Catalunya en los comicios de diciembre.

Su restitución al frente del Gobierno catalán incluiría también, afirmó Puigdemont, que Oriol Junqueras, actualmente en prisión por las mismas acusaciones que pesan sobre él, volviera a ser su vicepresidente.

Para que Puigdemont sea designado de nuevo, la Mesa del Parlamento catalán, elegida esta semana con mayoría soberanista, tiene que dar su visto bueno a una investidura a distancia, algo que sería paralizado por el Gobierno español con un recurso ante el Tribunal Constitucional.