Ekaterinburgo, Rusia. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, dijo este jueves que deberá limpiar la política de su país el próximo año luego de que la campaña electoral con vistas a las elecciones presidenciales se ensució inevitablemente, pero evitó decir si él se presentará.

Muchos expertos creen que el político más popular de Rusia intentará volver al Kremlin en los comicios de marzo después de verse obligado a no postular a un nuevo mandato en 2008, tras dos gobiernos consecutivos. Rusia también elegirá a su Parlamento en diciembre.

Putin aún tiene que decir si participará en el proceso, pero dejó claro a sus seguidores en una conferencia regional de su partido, Rusia Unida, que planea jugar un papel importante en la campaña electoral.

Cuando se le preguntó qué hará el día después de las elecciones presidenciales de marzo, respondió: "Tendré que hacer una limpieza, en el sentido higiénico y en el sentido político de la palabra".

"Después de todas las campañas que tendremos que soportar, uno tiene que ser higiénico. Desgraciadamente, es un proceso inevitable", agregó.

Las declaraciones de Putin parecían destinadas a captar indecisos en unas elecciones parlamentarias y presidenciales que se anticipan como reñidas, lo que contradice la visión de los opositores que aseguran que el control gubernamental de las palancas del poder hace que los resultados estén predeterminados.

Las observaciones de Putin tambien sonaron como una advertencia a los rivales de Rusia Unida, que creen que será una batalla sin restricciones.