El Poder Ejecutivo está trabajando las 24 horas al día para atender la emergencia generada por las fuertes lluvias bajo el liderazgo del Presidente de la República, aseguró el ministro de Trabajo, Alfonso Grados.

Según el representante del Ejecutivo, quien más trabaja en este tema es el jefe del Estado, junto al presidente del Consejo de Ministros y el resto del Gabinete.

Grados descartó, en ese sentido, que el gobierno carezca de ideas para atender la emergencia y diseñar el proceso de reconstrucción de las zonas afectadas, como aseguran algunos representantes de la oposición.

Añadió que es un activo importante para el país tener un Presidente de la República como Pedro Pablo Kuczynski, quien -dijo- cuenta con una gran capacidad de planeamiento para iniciar la reconstrucción. 

“Aquí nadie se está riendo; estamos trabajando durísimo, las 24 horas al día y quien más trabaja es el Presidente de la República, el primer ministro y los ministros de Estado”, indicó.

No obstante, subrayó que, si bien el liderazgo está en el Ejecutivo, el gobierno considera necesario convocar a todas las fuerzas políticas para recibir sus aportes respecto a la reconstrucción, porque probablemente será urgente modificar leyes y reasignar presupuestos.

“Eso tiene que ser en el marco de una reconstrucción política”, comentó.

Asimismo, indicó que el gobierno está ultimando los detalles de la organización que creará para encargarse de la reconstrucción, en coordinación con las regiones y municipios del país.

Al respecto, precisó que los detalles de este tema aún están siendo evaluados, pero adelantó como una de sus características la facultad de contar con un sitio en el Consejo de Ministros.

“Vislumbramos una organización (…) con reporte directo al primer ministro para que tenga espacio en el Consejo de Ministros y pueda articular con el Ejecutivo (…) y todos los estamentos del Estado”, manifestó.

A juicio del ministro de Trabajo, el gran reto es organizar el Estado para poder impulsar la reconstrucción, proceso que probablemente duré unos años.