El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski manifestó hoy su apoyo a la aplicación de regulaciones a la norma que otorga beneficios a los ex mandatarios del país para evitar excesos.

Las declaraciones del jefe de Estado responden a las críticas que generaron las normas aprobadas por su antecesor, el ex presidente peruano, Ollanta Humala, quien antes dejar el cargo el pasado 28 de julio emitió un decreto supremo que otorga seguridad vitalicia para sus tres hijos, su esposa y a sus padres.

"El ex presidente y su esposa o si fuera una ex presidenta y su esposo, deben tener seguridad como en todos los países. Ahora, si eso alcanza a todos los primos, abuelitas, tíos, no. Hay que ver dónde se corta", explicó Kuczynski.

El presidente de Perú fue enfático sobre este tema que generó críticas en la clase política del país y en el seno de la sociedad peruana que no recibió con buena voluntad de esta medida calificada de exceso.

La propuesta de modificar este decreto que favorece a la familia de Humala también cuenta con el respaldo del Congreso peruano, donde la presidenta de este órgano de poder estatal, Luz Salgado, y su partido opositor Fuerza Popular (FP), plantearon la necesidad de revisar los beneficios que reciben los ex presidentes.

El partido FP, que cuenta con mayoría absoluta en el Congreso, presentó un proyecto de ley para modificar el decreto supremo aprobado por Humala, que otorga de por vida seguridad a toda su familia.

Los cuestionamientos a los beneficios de los ex gobernantes peruanos se extienden al pago de dos asesores, una secretaria, oficina y el pago de US$1.500 mensuales por gastos de gasolina, sin contar con el pago mensual que reciben por haber gobernado este país.