Un mes y cuatro días tuvieron que pasar para que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, hiciera por fin el anuncio, esperado por la opinión pública y especialmente por el Polo Democrático: “El consejo de seguridad en Florencia me tomó buena parte del día, por eso el anuncio del alcalde para Bogotá lo haré mañana miércoles”, escribió el mandatario este martes en la noche en su cuenta de Twitter. 

Lo anterior significaría que en cualquier momento de este miércoles se conocerá el nombre de la persona que tomará las riendas de la capital, en reemplazo del suspendido alcalde Samuel Moreno.

Es tan inminente el regreso del Polo al Palacio de Liévano (el partido del alcalde que quedó temporalmente huérfano de poder en Bogotá) que esta mañana a las 7:30 a.m. la alcaldesa encargada por Santos -la ministra de Educación, María Fernanda Campo- citó a un grupo de periodistas a un desayuno para despedirse con una corta rendición de cuentas, en la que solicitó a la Procuraduría acompañamiento preventivo para todos los procesos contractuales en curso y por iniciar en el Distrito.

La pregunta a estas alturas es quién será el elegido por Santos para gobernar la ciudad en medio de una de las peores crisis políticas de su historia. Pero además, quién estará al frente del segundo cargo político más importante del país, en momentos en los que se alistan en el Distrito licitaciones millonarias, como la de Recolección, Barrido y Limpieza de basuras (RBL).

Clara López (actual presidenta del Polo), Tarsicio Mora (presidente de la Central Unitaria de Trabajadores -CUT-, y Jaime Moreno (expresidente del Consejo de Estado), son los miembros de la terna de la que saldrá el nuevo alcalde encargado. Todos reconocidos integrantes de vieja data del Polo Democrático, pero dos de ellos –Mora y Moreno- sin experiencia en administración pública. Al respecto, nada es dado por seguro y los rumores sobre el posible ungido corren en todas las direcciones.

Se rumora, por ejemplo, que Tarsicio Mora estaría siendo apoyado por el vicepresidente Angelino Garzón, ambos de origen sindicalista. En el mismo sentido, el concejal Carlos Vicente de Roux, del Polo, asegura que ha escuchado que al presidente le estaría sonando una eventual elección de Mora porque ello mandaría un mensaje al gobierno de Estados Unidos de total respeto por el sindicalismo, en momentos en los que se define la suerte del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia en el Congreso de ese país.

Las especulaciones también señalan que el nuevo mandatario local podría ser el ex magistrado Moreno, cuota del senador Jorge Enrique Robledo y del Moir en la terna, de quien Santos tiene las mejores referencias como abogado laboralista. También, se dice que es el menos cercano a la casta Moreno Rojas. ¿El problema? Una de sus debilidades, según el concejal Antonio Sanguino, es a la vez una de sus mayores fortalezas: la cercanía con el senador Robledo; el legislador del Polo podría ser candidato a la Alcaldía y además fue quien promovió la demanda por prevaricato contra el primer mandatario por, supuestamente, dilatar la elección del alcalde encargado.

Por último está Clara López, la exsecretaria de Gobierno de Samuel Moreno y fiel escudera de él y su hermano en el interior del Polo Democrático. Sin duda, de los ternados la más cercana al suspendido mandatario, pero también la más preparada, pues es la única que cuenta con experiencia administrando lo público ya que fue concejal de Bogotá, contralora distrital, auditora general de la República y conoce como pocos la ciudad. 

Habrá que esperar qué escoge el presidente Santos entre cercanía a Samuel Moreno y conocimiento de la ciudad. En todo caso, resume el analista Juan Carlos Flórez: “No importará a quién elija. La ciudad está tan desencuadernada que ningún alcalde interino logrará retomar el rumbo. Necesitaríamos un nuevo alcalde, con un nuevo partido e incluso un nuevo Concejo”.