Guayaquil, Ecuador. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo este martes que sería un gran golpe para la región si su homólogo venezolano Hugo Chávez muere a causa del cáncer que padece.

Correa respondió de esta forma cuando se le preguntó sobre un artículo publicado en un medio mexicano en el que un médico cercano a Chávez aseguró que le quedarían dos años de vida al líder socialista, pero aclaró que no quiere especular y que le desea una pronta mejoría a su amigo.

"La pérdida de cualquier ser humano es irreparable. (pero la de) un líder de la trascendencia de Chávez, guste o no a todas las personas, ha cambiado la historia de Venezuela, sería un golpe durísimo para la región", agregó Correa a periodistas en la ciudad costera de Guayaquil.

Chávez partió a Cuba la noche del domingo, en donde dice le será practicado un chequeo médico tras haberse sometido a cuatro sesiones de quimioterapia para combatir el cáncer que le fue diagnosticado a mediados de año.

Pese a que su convalecencia le ha obligado a disminuir sus apariciones públicas, el enérgico mandatario socialista de 57 años de edad ha asegurado que pronto retomará su habitual ritmo de trabajo, con el inicio de la campaña con la que buscará una nueva reelección en los comicios de octubre del 2012.

"Acaso una persona como Chávez no tiene derecho a enfermarse, le deseamos una pronta mejoría", agregó Correa, uno de los mandatarios más cercanos al líder venezolano en la región.

Desde Cuba, el militar retirado utilizó su cuenta en la red social Twitter para dar a conocer el avance de sus estudios médicos y saludar a los atletas venezolanos que participan en los Juegos Panamericanos.

Chávez ha recibido tres rondas de quimioterapia en Cuba y una en el Hospital Militar en Caracas, luego de que en junio le fue removido un tumor del tamaño de una pelota de béisbol en la zona pélvica.

La ausencia de detalles sobre su estado de salud ha desatado una serie de rumores y pronósticos en torno al estado del mandatario.

Antes de viajar a Cuba, Chávez ha reiterado que no le quedan células malignas en su cuerpo. Sin embargo, especialistas han señalado que un paciente al que le fue diagnosticado cáncer no puede ser declarado en remisión (libre de células cancerígenas) antes de los dos años desde la fecha del inicio de su tratamiento.