Lima, Andina. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, estará presente en Lima el próximo 28 de Julio para asistir a la ceremonia de asunción de mando del mandatario electo Ollanta Humala, confirmó este jueves el embajador ecuatoriano en Perú, Diego Ribadeneira.

Agregó que el viaje del dignatario ya se encuentra en la agenda proporcionada por Palacio de Carondelet, sede del Poder Ejecutivo de Ecuador, lo que demuestra el interés del presidente Correa en programar su viaje con más de un mes de anticipación.

“Ya está confirmada su presencia para el 28 de Julio, día de la independencia peruana. En Ecuador tenemos mucha expectativa por la relación bilateral que se ha venido reforzando y alcanzando niveles de optimización en los últimos años”, informó a la Agencia Andina.

El representante diplomático sostuvo que el vínculo peruano-ecuatoriano se fortaleció especialmente con la celebración de los gabinetes binacionales, y expresó su confianza en que esta reunión de los consejos ministeriales de los dos países permanezca.

El I Encuentro Peruano-Ecuatoriano se realizó el 1 de junio de 2007 en la ciudad de Tumbes; luego siguió la II Reunión del 25 de octubre de 2008 en Machala (Ecuador); el III Encuentro del 25 de octubre de 2009 en Piura (Perú); y la IV Reunión del 26 de octubre de 2010 en Loja (Ecuador).

Además, resaltó que el presidente electo peruano visite la ciudad de Quito el próximo 28 de junio, donde se reunirá precisamente con el jefe del Estado ecuatoriano para sostener un almuerzo de trabajo “con agenda abierta”.

Ribadeneira destacó la importancia de llevar adelante la buena relación binacional que impulsaron tanto el presidente Correa como el jefe del Estado peruano, Alan García, durante los últimos cinco años.

Por ejemplo, mencionó que Ecuador y Perú mantienen una serie de proyectos conjuntos de desarrollo de sus zonas fronterizas, como el fondo fiduciario establecido para llevar adelante el Plan Binacional de Desarrollo, con un costo aproximado de US$3.000 millones.

Indicó que uno de los proyectos más importantes es la ejecución del proyecto Puyango-Tumbes, pendiente desde hace varios años, y que ahora permitirá la recuperación de 41.500 hectáreas para la agricultura de los dos países.