Los indígenas que llegaron este martes a Quito en la Marcha por la Vida se encuentran reunidos en la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE), en el centro norte de la capital. Debaten los trabajos del Parlamento Plurinacional de los Pueblos, instalado este martes como parte de las protestas en contra del gobierno y de la reciente aprobada Ley de Recursos Hídricos o Ley de Aguas.

En la mañana crearon seis comisiones: la económica, la de las leyes de Agua y Tierra, la de los derechos de la naturaleza, la de los derechos colectivos, la del área social (salud, educación y seguridad social) y la de los derechos de los trabajadores.

Cada una prepara un decreto, que será conocido en las próximas horas. Los dirigentes llamaron a una rueda de prensa para la tarde de hoy.

El líder indígena, Salvador Quishpe, definió al Parlamento como "un espacio donde se puedan incluir todos los sectores que han sido vilipendiados por parte del gobierno".

Pero mientras que los caminantes analizaban las medidas a seguir, en la Plaza Grande se congregaron cientos de simpatizantes de Alianza PAIS para dar su respaldo a la Ley de Aguas.

El presidente Rafael Correa habló ante ellos en una tarima instalada en la mañana de este miércoles. "Mentirositos", "Se oponen sin saber", "Malos dirigentes indígenas", "Basta de hipocresía, nosotros sí estamos defendiendo el agua para todos", repitió el mandatario.

Y acusó a la dirigencia indígena que promueve la marcha de estar aliada con la derecha.

"Yo no busco nada para mí, pero esta marcha (indígena) es la campaña para el 2017... y para oponerse a los logros de la revolución ciudadana...", insistió el mandatario que no dejó de acusar y responsabilizar a los medios de comunicación.