Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, defendió las sanciones aplicadas contra la revista Vanguardia, cuyas oficinas fueron desalojadas y sus bienes embargados.

El mandatario argumentó que el medio de comunicación tiene una deuda de 13 meses de arriendo, lo que es un asunto legal y mientras no paguen lo que deben, “no pasa nada”, informó la Agencia Andes.

En cuanto a las denuncias de un abuso de la fuerza durante el procedimiento, dijo que deberá investigarse.

Correa afirmó que hay gente que abusa de su condición de periodistas. “Hay otros periodistas que también han arrendado bienes a la AGD (Agencia de Garantía de Depósitos) y nunca pagaron dinero en complicidad de liquidadores de la banca y que cuando se les aplique la Ley dirán que es por persecución política pues lastimosamente coincide que son críticos del gobierno”, argumentó.

Tras el operativo llevado a cabo el pasado viernes, el director de la revista, Juan Carlos Calderón, dijo a Fundamedios que la policía “además de llevarse nuestros servidores, CPUs y equipo de diseño, los policías requisaron las carteras de los periodistas... hasta a mí me requisaron”.

Por su parte, el gerente del medio de comunicación, Luis Zumárraga, aseguró que los valores del arriendo habían sido depositados en un juzgado de inquilinato y que, por lo tanto, la medida era totalmente ilegal.

Añadió que “espero por el bien del país que esto no sea una represalia contra nosotros y nuestra línea editorial".