El general Marco Vera Ríos fue designado este miércoles como nuevo comandante del Ejército en reemplazo de Patricio Cárdenas Proaño, quien de manera sorpresiva solicitó la disponibilidad al presidente Rafael Correa, “por motivos personales”.

Cárdenas renunció a la Comandancia de la Fuerza Terrestre este martes, a dos meses que concluya el periodo de dos años en funciones que establece la ley militar y en la noche fue reemplazado mediante Decreto Ejecutivo por el segundo de la terna remitida por el Ministerio de Defensa.

La terna la integró Julio Mancheno, Marco Vera y Jorge Peña. Con la designación de Vera, automáticamente el general Mancheno, quien se desempeñaba como jefe de Estado Mayor del Comando Conjunto, quedó fuera de la institución.

Cárdenas y Mancheno eran los dos únicos generales que permanecían en el Ejército de la promoción de oficiales a la que perteneció el expresidente Lucio Gutiérrez.

Vera se desempeñó como comandante del Cuerpo de Ingenieros del Ejército cuando el gobierno declaró la emergencia vial en el país y le encargó a esta dependencia proyectos por más de US$250 millones.

Mediante comunicado el ministerio de Defensa aclaró que la Ley Orgánica establece que los comandantes generales de Fuerza permanecerán en sus funciones dos años y cesarán por cumplimiento del periodo y, entre otras causales, por separación voluntaria de las Fuerzas Armadas.

En diciembre pasado el ministro de Defensa, Javier Ponce, y el general Cárdenas hicieron públicas sus diferencias respecto a la seguridad de los soldados que patrullan la frontera con Colombia.

La muerte del cabo Fabián Chango Santo, en noviembre del 2011, durante un patrullaje fluvial en la intersección de los ríos Putumayo y San Miguel, en Sucumbíos, provocó serios cuestionamientos del Gobierno al mando militar.

Correa exigió que se investigue la muerte del soldado. En diciembre pasado, Ponce señaló que el deceso del uniformado obedeció a la falta de protección y calificó como un error del mando militar no haber tomado precauciones, como la protección con chalecos antibalas, durante los operativos.

“Consideramos que ese fue un grave error y hemos pedido investigaciones”, dijo Ponce.

Cárdenas evitó ahondar detalles de su dimisión. “Fui comandante de Fuerza, transparente y oportuno. No volveré hablar de la institución y no cabe más”.