El gobernante ecuatoriano, Rafael Correa, indicó este sábado que revisa su agenda de trabajo y aspira a abrir un espacio que le permita acudir a la investidura del electo presidente, Juan Manuel Santos.

“Se trata del jefe de Estado de un pueblo hermano, elegido legítimamente en las urnas. De poder estar, de la agenda permitirlo, estaremos en esa posesión”, expresó Correa a un canal de televisión de la provincia costera de Santa Elena, declaraciones reproducidas por la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

El mandatario ecuatoriano dijo que aún faltan algunos ajustes en su agenda para ver la posibilidad de asistir a la investidura de Santos, el próximo 7 de agosto.

Correa dijo que ese proceso se encamina al restablecimiento total del lazo diplomático, aunque recordó que aún “falta el último paso”, que es la designación de embajadores.

“Tenemos encargados de negocios, tenemos relaciones diplomáticas ya con Colombia y, obviamente, pues se quiere restablecer totalmente esas relaciones”, insistió el mandatario ecuatoriano.

No obstante, puntualizó que, para lograrlo, aún falta la información que el gobierno de Colombia se comprometió a entregar a Ecuador con respecto al ataque del 1 de marzo de 2008, en el enclave ecuatoriano de Angostura.

Correa dijo que espera que Santos, que al momento del ataque en Angostura era el ministro de Defensa de Colombia, reitere las disculpas a Ecuador por ese acontecimiento, como ya lo ha hecho el saliente mandatario de ese país, Álvaro Uribe.

Asimismo, manifestó que "se quiere restablecer totalmente las relaciones" con Colombia, rotas desde que fue abatido el guerrillero 'Raúl Reyes'.