El presidente Rafael Correa reafirmó que la Amazonía ecuatoriana, cuyo petróleo ha mantenido la economía del país durante 40 años, será la primera región en ser liberada de la pobreza.

Es hora de que se supere esa injusticia de décadas, expresó Correa tras presidir en la ciudad de Tena, oriente de Ecuador, un desfile militar en honor al Día de la Amazonía ecuatoriana.

Correa destacó los grandes cambios económicos y sociales ocurridos en Ecuador en general, y en la región amazónica en particular, en los siete años de su gobierno, pero admitió que todavía queda mucho por hacer.

Todo el país está cambiando, pero lo que está cambiando más, y lo decimos con orgullo, es nuestra Amazonía, hoy sembrada de carreteras de primer orden, de escuelas del milenio, sub-centros de salud y hospitales, resaltó el mandatario ecuatoriano, reseñó Prensa Latina.

El jefe de Estado consideró, sin embargo, una vergüenza que esa región, de donde ha salido la riqueza nacional en las últimas cuatro décadas, haya sido y continúe siendo la de mayor incidencia de pobreza.

El Día de la Amazonía ecuatoriana fue instituido en 1979 por el extinto presidente Jaime Roldós para marcar el descubrimiento del río Amazonas por el conquistador español Francisco de Orellana el 12 de febrero de 1542.

Correa aclaró que no hubo tal descubrimiento, pues las diferentes etnias indígenas que habitaban la zona ya sabían de la existencia del Amazonas.