La revisión de convenios bilaterales, sobre todo en el ámbito energético y el trabajo de la prensa en América Latina, fueron dos de los temas que se abordaron durante la visita oficial que realizó este lunes el primer mandatario de Paraguay, Fernando Lugo, a su similar, Rafael Correa, en Quito. 

El Palacio de Carondelet extendió la alfombra roja para recibir a Lugo, quien previo a su llegada al palacio, a las 10:30 (hora local), colocó una ofrenda floral a los héroes de la Independencia en la Plaza Grande.

Luego, a puerta cerrada en el despacho presidencial se reafirmaron “los lazos de amistad” a través de la firma de convenios en las áreas de seguridad, modernización del Estado, fomento del turismo, recuperación de la soberanía, el combate a la lucha contra el crimen organizado, trabajo para el que esperan la intermediación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). 

No obstante, el objetivo primordial era concretar la asesoría del país vecino en la construcción de ocho hidroeléctricas en este año, según lo anunció Correa. 

Ya en el Salón Amarillo de la casa de gobierno, donde Lugo y Correa participaron de una conferencia de prensa, una de las preocupaciones de la prensa extranjera fue la libertad de expresión en el Ecuador. 

La respuesta de Correa fue la de mantener su posición de “cero tolerancia a las mentiras”, a la vez que tildó a la prensa ecuatoriana de mediocre y la responsabilizó de ser “el principal problema de América Latina”. 

“La información es un bien público, y la sociedad debe tener un mecanismo para regularla... En el Ecuador, la prensa ha tomado una posición política y el rol de los partidos políticos en decadencia... Por eso tolerancia cero a la mentira. Ya basta”, sentenció Correa. 

Por su parte, Lugo comentó que vino a Ecuador a enterarse de que en su país se hablaba de una supuesta crisis de gabinete ministerial, la que desmintió; pero que Correa la tomó jocosamente y le increpó: “¿Esa prensa también hay en tu país?”...

El gobierno ecuatoriano ofreció un almuerzo a la delegación internacional, y a las 15:00, Lugo abandonó el palacio. El gobernante, quien se desempeñó como sacerdote en la provincia de Bolívar por cinco años, se encuentra en Quito desde el sábado anterior, y su visita tenía entre otra finalidad, conmemorar los 130 años del establecimiento del diálogo bilateral con el Ecuador. 

Está previsto que hoy se traslade hasta la Mitad del Mundo, al occidente de Quito, para visitar el complejo de la Unasur que se construirá en ese sector, y cuya primera piedra se instaló el pasado 11 de marzo. En la tarde, viajará a Guayaquil para reunirse con sectores empresariales de esta ciudad.