Ginebra. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, hizo un repaso exhaustivo de los logros sociales alcanzados por su gobierno en los últimos siete años –periodo de su proyecto de revolución ciudadana- los cuales atribuyó a la estabilidad política.

El mandatario ofreció la conferencia “El desarrollo como proceso político” en el marco de la Cátedra Prebisch, instituida hace 15 años en honor al primer secretario general de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo), muy aplaudida por un nutrido auditorio en la sede de la ONU en Ginebra.

Correa, un ex profesor de economía, sostuvo que el desarrollo es básicamente un problema político que plantea el dilema de quién manda, las elites o la sociedad, y aseguró que en el caso de Ecuador se ha recuperado el poder político en beneficio de los ciudadanos.

“La consecuencia lógica de los logros es la estabilidad política del país (…) los impresionantes cambios ocurridos en Ecuador son consecuencia básicamente del cambio en las relaciones de poder. Ahora, pese a todos los problemas, manda el pueblo ecuatoriano”, dijo.

Contó a la audiencia, integrada por autoridades de organismos internacionales, académicos, organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, que su proyecto político ha ganado diez procesos electorales, incluidas dos elecciones presidenciales.

“Hoy Ecuador es una de las democracias más estables del continente”, señaló y exponiendo cifras indicó que en los últimos siete años Ecuador ha crecido más que el promedio latinoamericano.

Dijo que pese a la crisis financiera internacional su país ha crecido y es uno de los tres países latinoamericanos que más reducen pobreza. Del 2006 al 2013, la pobreza se redujo del 37,6% al 27,6%, y la pobreza extrema disminuyó del 16,9% al 8,6%. La proyección es que hasta el 2017, la pobreza extrema baje al 3%.

Entre los logros detalló que en su gobierno se erradicó la precarización laboral y se establecieron salarios reales, los más altos de América Latina, y terminó con la tercerización laboral, una forma de explotación de los trabajadores.

Relató la experiencia ecuatoriana en temas laborales como el salario digno que permite a las familias salir de la pobreza con su ingreso y la política que establece que las empresas no pueda declarar utilidades hasta que no se haya pagado el salario digno a todos sus trabajadores.

“Para nosotros el trabajo humano tiene supremacía sobre el capital, pero a diferencia del socialismo tradicional el socialismo moderno utiliza instrumentos para eliminar las tensiones entre capital y trabajo (…) la forma más digna y sostenida de enfrentar la pobreza es generar trabajo de calidad”, dijo.

En su conferencia, contó sobre el proceso exitoso de renegociación de la deuda externa al inicio de su gobierno, también sobre la renegociación de los contratos petroleros –de participación a prestación de servicios- que redundó en beneficio de los ciudadanos.

Otro hito, dijo, es haber triplicado la recaudación de impuestos. “La eficiencia en recaudación de impuestos ha permitido concretar una alta inversión pública que algunos satanizan, pero que ha generado grandes transformaciones en infraestructura”, mencionó.

La Cátedra Prebish es uno de los eventos emblemáticos de la UNCTAD. Se trata de conferencias magistrales, realizadas de manera extraordinaria, cuya finalidad es conocer de primera mano el pensamiento de intelectuales mundiales.

Correa participó como el decimoquinto exponente en esta Cátedra por invitación del secretario general de la UNCTAD.

Como parte de sus actividades en Ginebra, el mandatario tenía previsto un encuentro con la comunidad ecuatoriana en Suiza, una visita al Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) y una conferencia magistral en el Instituto de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo cuyo tema es “Una nueva política de integración latinoamericana: reformando las estructuras con enfoque en el desarrollo”.