Quito. El ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien vive en Bélgica, desistió este jueves de acudir al consulado de Ecuador en Bruselas para ampliar su versión ante la Fiscalía ecuatoriana en el caso del presunto intento de secuestro a un político opositor, por el que enfrente una orden de prisión preventiva.

El mandatario se excusó de asistir a la videoconferencia por "falta de garantías", dijo este jueves a periodistas el abogado Fernando Molina, quien es parte de la defensa del ex mandatario.

"Se ha realizado el análisis correspondiente y hemos determinado, como parte de la defensa técnica, que no existen en este momento las garantías adecuadas para que el ex presidente Rafael Correa pueda rendir su versión", dijo Molina.

Agregó que la defensa del ex mandatario está analizando presentar en las próximas horas un escrito a la Fiscalía para que se señale un nuevo día y hora para cumplir con la diligencia dentro del tiempo de la instrucción fiscal (presentación de pruebas acusatorias), que vence el 18 de julio.

La Fiscalía de Ecuador fijó para este jueves a las 12:00 hora local (17:00 GMT) la comparecencia de Correa, para ampliar su versión en el caso de presunto intento de secuestro al político opositor Fernando Balda, ocurrido en Bogotá, Colombia, en agosto de 2012.

Correa, quien niega cualquier participación en el hecho y atribuye su vinculación a una persecución política, ha calificado la actuación de la justicia ecuatoriana como "injusta" y "ridícula".

Balda alega que cuando estuvo en Bogotá cinco personas lo subieron a la fuerza a un automóvil, pero policías colombianos interceptaron el vehículo y frustraron el intento de secuestro.

El político acusó a Correa de estar detrás de esta operación fallida.

El ex mandatario, quien gobernó Ecuador de 2007 a 2017, fue vinculado al caso el pasado 18 de junio en el marco de la instrucción fiscal.

El pasado 3 de julio, una juez de la Corte Nacional de Justicia ordenó su prisión preventiva y pidió a la Interpol (Policía Internacional) emitir difusión roja para su captura por su "presunta participación en los delitos de asociación ilícita y secuestro".

Ambas decisiones se dieron después de que Correa incumplió la medida cautelar de presentarse ante la Corte cada 15 días a partir del pasado 2 de julio. En lugar de ello, se presentó en el consulado de Ecuador en Bruselas.

Molina destacó que el ex presidente ha mostrado predisposición para presentar la ampliación de su versión en este caso.

Dentro de la etapa de instrucción fiscal, Correa rindió su versión el pasado 24 de mayo desde el consulado de Ecuador en Bruselas.

Correa, quien niega cualquier participación en el hecho y atribuye su vinculación a una persecución política, ha calificado la actuación de la justicia ecuatoriana como "injusta" y "ridícula".

El ex presidente es el más alto funcionario investigado en este caso por el que también están siendo procesados tres agentes de inteligencia, quienes cumplen prisión preventiva, además del ex secretario de Inteligencia, Pablo Romero, y el ex comandante general de la Policía, Fausto Tamayo.