Por quinta ocasión en cinco años de gobierno, Rafael Correa modificó su gabinete de ministros. La última vez fue el 10 de noviembre de 2011.

Hasta este lunes los secretarios dirigieron otras secretarías de Estado o eran dignatarios en representación del movimiento oficialista Alianza PAIS (AP).

Aun así, Correa aclaró que no había crisis en el gabinete.

Javier Ponce se convirtió en el nuevo ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca (Magap), tras haber dirigido la cartera de Defensa por cuatro años.

Esta última la asumió Miguel Carvajal, quien hasta ayer fue viceministro de Agricultura. Antes estuvo al frente del Viceministerio de Defensa y del Ministerio de Seguridad Interna y Externa, pero tras la revuelta del 30 de septiembre del 2010 fue ubicado en el Magap.

Doris Soliz fue designada ministra de Inclusión Económica y Social (MIES) y con ello ocupa el cuarto puesto en cinco años de régimen.

Fue secretaria de Pueblos y ministra coordinadora de Patrimonio, de la Política y coordinadora de Desarrollo Social.

Esta última secretaría estará bajo la dirección de Richard Espinoza, quien hasta ayer fue ministro de Relaciones Laborales. Ese otro despacho, en cambio, lo ocupará Francisco Vacas, quien se desempeñaba como subsecretario de lo Laboral.

Finalmente, el Ministerio de Talento Humano, creado en mayo del 2011, será asumido por Augusto Espinoza, en lugar de Guillermo Solórzano.

De otra parte, Viviana Bonilla fue investida como la nueva gobernadora del Guayas. Ella era asambleísta de AP en Guayas.

Ponce inauguró los discursos en la ceremonia que se desarrolló en el salón amarillo del Palacio de Carondelet.

Destacó el apoyo que el régimen dio a las Fuerzas Armadas durante su gestión y remarcó que estas han recuperado la confianza en sí mismas.

Ponce se comprometió a continuar con el proyecto político y dijo esperar que el mandatario no se haya equivocado al designar a un “fumador de habanos y bebedor de vino tinto a trabajar por los pobres del campo”.

El jefe de Estado, en cambio, pidió a sus secretarios “recuperar la política”.

“Se satanizó a la política, cuando no es malo hacer política. Superemos esos simplismos, al negar que los políticos sean corruptos. Recuperemos la política y eso es lo que estamos haciendo”, expresó.

Pidió a Ponce democratizar el acceso a la tierra para avanzar con la “revolución agraria”, donde admitió que el Gobierno tiene “un gran déficit”.

A Carvajal lo exhortó a “continuar con el sendero trazado” y mejorar las capacidades militares para que las FF.AA. se conviertan en un apoyo para el desarrollo social.

El aludido manifestó al término del evento que emprenderá esto, así como el proceso de diálogo civil y militar.

Bonilla, en cambio, declaró a la prensa que iniciaría un proceso de “oxigenación” en la Gobernación del Guayas.