Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ratificó el apoyo estatal a Argentina ante la militarización británica de las Malvinas y justificó que Ecuador haya pedido sancionar a Gran Bretaña por ese motivo. Lo hizo en el enlace ciudadano 258, efectuado este sábado en el sur de Quito.

“El problema de las Malvinas es el rezago más brutal y más duro de neocolonialismo en nuestra América Latina”, calificó el mandatario y recordó que Gran Bretaña ha desobedecido 40 resoluciones de la ONU para dialogar con Argentina sobre las Malvinas.

“Gran Bretaña desobedeció 40 resoluciones de la ONU para dialogar con Argentina, pero ningún periódico dice que ellos no respetan la democracia, por el contrario, mandan barcos de guerra y están militarizando el Atlántico sur”, dijo.

“Se trata de mantener enclaves coloniales en nuestra América, tenemos que reaccionar todos juntos, ¿qué hubiera pasado si Ecuador hubiera desobedecido una resolución?, nos hubieran bloqueado, nos hubieran señalado…”, opinó el presidente.

Por esto justificó la propuesta ecuatoriana realizada en el Alba para sancionar a Gran Bretaña. “Ecuador ha cometido la osadía de proponer sanciones contra Inglaterra, ¿por qué no, si ha desobedecido resoluciones de la ONU y tiene una colonia frente a territorio latinoamericano? No podemos aceptar el más burdo colonialismo frente a las costas de un país hermano, los problemas de argentina son los nuestros”, concluyó.

“Gran Bretaña desobedeció 40 resoluciones de la ONU para dialogar con Argentina, pero ningún periódico dice que ellos no respetan la democracia, por el contrario, mandan barcos de guerra y están militarizando el Atlántico sur”, dijo.

Antes había referido que ante la Cumbre de Las Américas, Ecuador sostiene que si no se incorpora a Cuba, los países del Alba no debieran asistir.

“Ecuador planteo una medida muy dura, nos parece inaudito que en una cumbre no se invite a Cuba, así que propusimos no asistir a la cumbre de las Américas”.

Por ahí hubo un comunicado de la Secretaría de Estado de los EE.UU. de que Cuba no cumple los requisitos, ¿quién decide, quien los ha nombrado árbitros del bien y del mal?, reclamó.

“No queremos causarle ningún problema a nuestro amigo Juan Manuel Santos, anfitrión de la cita, pero ¿por qué no invitan a Cuba, acaso no es un país americano, quién decide esto, a quién ha invadido Cuba, a quién ha saqueado?, esto es parte del neocolonialismo que vive nuestra América y tiene que acabarse con el despertar de nuestros pueblos, concluyó.