El presidente de la República, Rafael Correa, anunció este viernes la desclasificación de los documentos reservados del 30 de septiembre.

Según dijo el mandatario, el gobierno ha ordenado levantar todos los documentos militares para que se investigue, ante la supuesta malintención de la prensa en informar sobre el enfrentamiento entre militares y policías.

Esto lo anunció Correa después de la reunión del Consejo de Seguridad Pública y de Estado. Además, pidió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que envíen comisiones a apoyar las investigaciones.

"En los próximos días se solicitará oficialmente a la Unión de Naciones Suramericanas y a la Organización de las Naciones Unidas para que sus principales (...) nombren sendas comisiones, las cuales, con total independencia y ajena a los manoseos políticos", indaguen los hechos, indicó.

La solicitud será dirigida al secretario general de la ONU, Ban ki-moon, y al presidente de Guyana y pro témpore de la Unasur, Bharrat Jagdeo.

El gobernante asegura que la revuelta fue instigada por opositores y policías  bajo investigación para sacarlo del poder, pero sus adversarios políticos niegan esa tesis y lo acusan de haber incitado la violencia al presentarse en un regimiento de Quito para, según él, aplacar una protesta policial.