Quito/La Habana/Lima. Cuba, Ecuador y Perú condenaron este martes, en forma separada y uniéndose al coro de rechazo de otros países latinoamericanos, el ataque de Israel a una flotilla con ayuda humanitaria a la Franja de Gaza y abogaron por el levantamiento del bloqueo sobre el enclave costero.

Comandos navales israelíes atacaron este lunes a una flotilla que navegaba con ayuda humanitaria hacia la Franja de Gaza, dejando al menos nueve activistas pro palestinos muertos.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, afirmó que "rechazamos todo acto de violencia”, aunque aseguró que "nos molesta la doble moral internacional".

“A nosotros nos quieren boicotear a nivel internacional con el GAFI, el grupo de acción financiera, por establecer relaciones con Irán, mientras Israel, que recurrentemente ha desobedecido las resoluciones de ONU, no le pasa nada y sigue con estos actos de fuerza”, protestó, según consigna el diario gubernamental El Ciudadano.

“Nosotros rechazamos todo acto de violencia y ojalá por fin se imponga las Naciones Unidas y Dios quiera que  llegue la paz a esa tierra tan significativa para toda la humanidad como es el Medio Oriente", afirmó.

Rechazo cubano. "El Ministerio de Relaciones Exteriores expresa su más enérgica condena a este artero y criminal ataque (...) y hace un llamado a la comunidad internacional (...) a exigir a las autoridades israelíes el inmediato levantamiento del ilegal, despiadado y genocida bloqueo contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza", dijo la cancillería de Cuba en La Habana.

Países europeos y latinoamericanos, así como Naciones Unidas y Turquía, han expresado su conmoción e indignación por el sangriento final que tuvo el intento de activistas internacionales por romper el bloqueo israelí a Gaza.

"Cuba desea hacer llegar a los familiares de las víctimas sus más sentidas condolencias", dijo la nota del Gobierno publicada en el diario Granma, del gobernante Partido Comunista.

Rechazo peruano. Desde Lima, el gobierno de Perú condenó también el ataque israelí y demandó una investigación de los hechos.

"Perú exhorta a las partes involucradas a restablecer el diálogo y la negociación con miras a alcanzar una paz permanente. Al mismo tiempo, urge al Gobierno de Israel a permitir el libre flujo de ayuda humanitaria a la población de la Franja de Gaza", dijo un comunicado de la cancillería.

La mayoría de los palestinos que viven en Gaza dependen de la ayuda humanitaria. La flotilla fue organizada por grupos pro palestinos y una entidad de defensa a los derechos humanos.

Turquía, que respaldaba la flotilla, había instado a Israel a permitir el tránsito seguro de los buques que trasladaban unas 10.000 toneladas de suministros para el enclave gobernado por el grupo islámico Hamas.