En una entrevista con el medio británico Financial Times, el presidente de Ecuador señaló que el cambio de giro que tuvo que realizar su país, fue antes que todo un proceso de limpieza, y de eliminar las malas prácticas insertas en la coyuntura ecuatoriana.

El mandatario argumentó que su gestión tiene que "destruir el viejo país con sus instituciones pensadas para unos pocos", agregando que "esto es una revolución y una revolución es primero un proceso de destrucción. Tuvimos que destruir el viejo país con sus instituciones pensadas para unos pocos", según consigna Infobae.

"Todos perdimos el 30 de septiembre, la imagen del país, la imagen de los propios policías y especialmente las cinco familias que perdieron a sus seres queridos". Rafael Correa.

"Se ha superado la primera fase de destrucción" y de "caos constructivo" para lograr una sociedad nueva.

Respecto de la revuelta policial que vivió el país, en septiembre de este año, Correa señaló que, "todos perdimos el 30 de septiembre, la imagen del país, la imagen de los propios policías y especialmente las cinco familias que perdieron a sus seres queridos".

Frente a la actuación de la policia y toda la batohola producida indicó que "intentaron romperme la pierna y uno de mis asesores se llevó los golpes que iban destinados a mi".

En cuanto a la posibilidad de que grupos derechistas de Estados Unidos hayan tenido parte de responsabilidad en los hechos, fue enfático en manifestar que "no tenemos pruebas claras, pero estamos investigando. Confío plenamente en el presidente Obama. No tiene nada que ver con esto. Esos grupos también están en contra del presidente Obama", declaró Correa, segñun el mismo medio.