La Habana. El presidente cubano, Raúl Castro, reiteró este martes en un encuentro con Jimmy Carter la "disposición" del gobierno comunista a dialogar con Washington sobre cualquier tema, en el segundo día de una visita a la isla del ex mandatario de Estados Unidos.

Carter dijo poco antes a periodistas que espera contribuir a mejorar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, pero su visita no era para "sacar del país" a un contratista encarcelado que bloqueó un ligero acercamiento entre ambos enemigos ideológicos.

"El presidente Raúl Castro reiteró la disposición de Cuba a dialogar con el gobierno norteamericano sobre cualquier tema, pero en términos de igualdad sin condicionamientos y con absoluto respeto a nuestra independencia y soberanía", señaló una nota oficial leída en el noticiero nocturno de la televisión local.

Castro y Carter intercambiaron opiniones sobre tópicos de actualidad internacional, la situación en Cuba y Estados Unidos, y las relaciones entre ambas naciones en una reunión sostenida en La Habana.

El mandatario cubano había manifestado estar abierto al diálogo con Washington al menos un par de veces antes, poco después de reemplazar en la presidencia en el 2008 a su hermano Fidel por motivos de salud.

En la mañana del martes, Carter dijo que ha hablado con las autoridades cubanas sobre el estadounidense Alan Gross, que cumple una condena de 15 años de prisión por introducir equipos ilegales de comunicación satelital financiados por Washington para promover la democracia en la isla

Opositores “expectantes”. "Hemos hablado a algunos de los oficiales del caso del señor Gross, no estoy aquí para sacarlo a él del país", dijo sin ofrecer más detalles tras visitar el Convento de Belén, que ofrece asistencia a ancianos en La Habana.

"Estamos aquí para visitar a los cubanos, los jefes del Gobierno y los ciudadanos privados. Es un gran placer para nosotros volver otra vez a La Habana. Espero que podamos contribuir a las relaciones mejores entre los dos países", agregó Carter en idioma español.

Carter dijo a Castro ante las cámaras de televisión que él y su esposa habían estado en Cuba en la década de 1950 durante 36 horas.

"Realmente no utilizamos la habitación. No utilizamos la cama del hotel nunca", dijo relajado y de buen humor.

La visita levantó rumores sobre su posible mediación a favor de Gross, un contratista de 61 años condenado este mes por delitos contra la seguridad del Estado. Gross ha estado encarcelado desde diciembre de 2009.

El caso irritó a Washington, frenando el tímido acercamiento del presidente Barack Obama tras su llegada a la Casa Blanca, que incluyó la flexibilización de viajes para los cubano-estadounidenses a la isla y el envío de remesas. También reanudó el diálogo sobre migración y correo.

Carter, de 86 años, llegó este lunes a Cuba para una visita de tres días.

Fuentes de la oposición dijeron que están convocados por el Centro Carter para reunirse el miércoles con el ganador del premio Nobel de la Paz en 2002.

"Hemos estado todos muy expectantes sobre los motivos de su viaje (...) Me parece muy respetuoso que este invitando a la gran pluralidad y diversidad de voces que hay en el país", dijo por teléfono a Reuters la bloguera disidente Yoani Sánchez.

"(Es) muy equilibrado, muy objetivo de su parte", agregó la autora del blog 'Generación Y' que es vista por el gobierno como parte de una "campaña mediática" contra el sistema socialista.

Se desconoce si Carter dialogará con el ex presidente Fidel Castro, quien lo recibió en 2002 durante su primera visita a la isla después de la revolución de 1959 pero está alejado del poder desde hace algo más de cuatro años por enfermedad.