Rebeldes luchaban este domingo por segundo día contra las tropas leales al líder libio Muammar Gaddafi en la ciudad de Zawiyah, en combates que acercaron la revuelta contra el Gobierno a unos kilómetros de la capital.

Un portavoz del gobierno en Trípoli afirmó que los rebeldes habían intentado penetrar en Zawiyah, a unos 50 kilómetros de la capital pero que habían sido detenidos por las tropas gubernamentales leales a Gaddafi.

Sin embargo, un rebelde contradijo esa versión asegurando que duras peleas se libraron el domingo y un periodista de Reuters que asistió a una visita guiada por el gobierno a Zawinyah escuchó disparos cerca de la plaza central de la ciudad.

Zawiyah fue escenario de batallas en febrero y marzo.

Las fuerzas de Gaddafi sofocaron esa rebelión y usaron excavadoras para aplastar la mezquita central de la ciudad.

Tres meses después, el balance de fuerzas parece haber cambiado, dado que Gaddafi está bajo la presión de sanciones, deserciones de su entorno y ataque aéreos de la OTAN, que ha estado bombardeando su complejo Bab al-Aziziyah en la capital.

La televisión estatal mostró imágenes de Gaddafi, quien ha mantenido un bajo perfil desde que la OTAN inició los ataques aéreos, junto a Kirsan Ilyumzhinov, presidente de la Asociación Internacional de Ajedrez.

Ilyumzhinov afirmó, en citas recogidas por las agencias rusas, que había disputado un partido contra el líder libio en Trípoli y que éste le había dicho que no tenía intensiones de abandonar el país.

El recrudecimiento de los combates en Zawinyah, donde se ubica una gran refinería de petróleo, supone el mayor acercamiento de los rebeldes a los cuarteles de Gaddafi en la capital en meses.

Al ser preguntado sobre la afirmación del gobierno de que la revuelta habría sido sofocada, un portavoz de los rebeldes en Zawinyah dijo a Reuters por teléfono : "No, no es cierto".

"Los revolucionarios (rebeldes) controlan varios tramos del camino costero que comunica Trípoli con Túnez y todavía se libran combates en el centro de la ciudad", aseguró el vocero, que se identificó como M'hamed Ezzawi.

"La situación es mala, muy mala", dijo a Reuters el domingo un portavoz rebelde, quien se identificó como Ibrahim, por teléfono desde Zawiyah, que se ubica unos 50 kilómetros al oeste de Trípoli.

En declaraciones anteriores Ezzawi 13 personas, incluyendo a combatientes y civiles - entre ellos un niño de 7 años-, habían muerto en los enfrentamientos del sábado.

El portavoz del gobierno libio Moussa Ibrahim dijo a los periodistas en una conferencia de prensa en Trípoli que fuerzas rebeldes que no sumaban a más de 100 combatientes habían atacado un puesto de control situado a las afueras de Zawiyah el sábado.

El funcionario dijo que la fuerzas gubernamentales mataron y capturaron a algunos rebeldes y que el resto estaba rodeado en un área situada el oeste de la ciudad y negociaban su rendición.

"Esta es tan sólo otra prueba de cuan débiles e impopulares son (los rebeldes)", afirmó Ibrahim.

En tanto, Emiratos Arabes Unidos (EAU) dijo el domingo que reconoció al consejo rebelde libio como el único representante legítimo del pueblo de Libia.