Trípoli. El líder libio Muamar Gadafi está dispuesto a celebrar elecciones y retirarse si perdiera, dijo su hijo este jueves, una oferta rechazada rápidamente por los rebeldes y por Estados Unidos.

Saif al-Islam, uno de los hijos de Gadafi, dijo al diario italiano Corriere Della Sera que: "(Los comicios) podrían celebrarse en tres meses. Como máximo a final de año, y la garantía de transparencia podría ser la presencia de observadores internacionales".

Dijo además que su padre, que llegó al poder el mismo año que el hombre pisó la Luna, estaría dispuesto a retirarse si perdía las elecciones, aunque no iría al exilio.

Pero el primer ministro Al-Baghdadi Ali Al-Mahmoudi pareció poner en duda la potencial concesión y dijo a periodistas que: "Quisiera corregir (eso) y decir que al líder de la revolución no le preocupa ningún referendo".

Añadió que no había ninguna razón para que Gadafi se retirase, porque desde 1977 no ocupa ningún cargo político ni administrativo.

Un enviado ruso de visita en Trípoli dijo que Al-Mahmoudi le aseguró que Gadafi no dejaría el poder.

Funcionarios de Gadafi han dicho en el pasado que una eventual elección podría ser parte de una fórmula para solucionar la crisis, añadiendo que si hay una votación el país respaldaría a su líder.

Los rebeldes, que se alzaron hace cuatro meses, dicen que no confiarán en un proceso legal arreglado con Gadafi en el poder.

Las autoridades insurgentes en el bastión de Bengasi rechazaron la oferta de elecciones como "una pérdida de tiempo".

"Saif al-Islam no está en posición de ofrecer elecciones. Libia tendrá elecciones libres y una democracia, pero la familia Gadafi no tiene ningún papel en este proceso", dijo a Reuters el portavoz rebelde, Jalal el-Gallal.

"Esta gente son criminales, tienen un desprecio total por la vida humana. Nos están haciendo perder el tiempo. Tienen que retirar las tropas de nuestras ciudades, permitir que la ayuda humanitaria llegue a la gente. Enfrentarán a la justicia por sus crímenes. Y sólo entonces podremos hablar de celebrar elecciones", añadió.

Un portavoz del departamento de Estado estadounidense también desestimó la propuesta de una votación, diciendo que "era un poco tarde para eso".

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, que lideran una campaña de ataques aéreos contra las fuerzas del líder libio, han dicho que no detendrán los bombardeos hasta que Gadafi deje el poder.

La propuesta de elecciones, la última de una serie de concesiones ofrecidas por Gadafi y rechazadas por las potencias occidentales como trampas, llega en un momento de creciente frustración entre algunos miembros de la OTAN por la falta de progreso en su campaña militar.

A cuatro meses de iniciado el conflicto, los avances rebeldes hacia la capital Trípoli han sido lentos en el mejor de los casos y los bombardeos de la OTAN contra el complejo de Gaddafi y otros blancos no lograron derrocar al líder que gobierna desde hace 41 años la nación petrolera.

Un enviado ruso Mikhail Margelov dijo tras conversaciones con Mahmoudi que el asunto de la salida de Gadafi era la "línea roja" que los líderes libios no estaban dispuestos a cruzar. Sus últimas conversaciones en Libia buscaron suavizar esa posición mediante la negociación, explicó.

"Puedo decir que hoy soy prudentemente optimista respecto a la resolución de la crisis Libia", dijo.

A fines del mes pasado Moscú se sumó a los reclamos de Occidente para que Gaddafi renunciara, un fuerte tropiezo para el líder libio.

Tensión en la alianza. La intervención de la OTAN en Libia se ha prolongado más de lo que todos anticipaban y la tensión está comenzando a ser evidente dentro de la alianza.

Funcionarios de la OTAN han dicho que podrían no tener los recursos para sostener la campaña y los republicanos en Washington han cuestionado las bases legales para la continua participación de Estados Unidos.

El líder de la Cámara de Representantes, John Boehner dijo que los legisladores tenían opciones para manejar el conflicto, incluyendo "el poder del dinero", una amenaza implícita de cortar el financiamiento.

Mahmoudi pareció aprovechar la falta de unión en Washington.

"Estamos siguiendo la discusión en el Congreso, estamos valorando el asunto y viendo qué hacen. Aún confiamos en una mejor relación con Estados Unidos, basada en el respeto mutuo", dijo.

Los expertos dicen que Gadafi está utilizando sus habilidades políticas, pulidas durante décadas en las que fue capaz de sobrevivir a pesar de ser un paria internacional, para intentar explotar las divisiones dentro de la frágil alianza occidental que intenta derrocarlo.

Rusia y China aumentaron la presión sobre la OTAN con la publicación de una declaración conjunta destacando sus preocupaciones acerca de los ataques aéreos. La declaración la firmaron en Moscú el presidente ruso Dmitry Medvedev y el chino Hu Jintao.

"Para evitar que siga creciendo la violencia es necesario proporcionar una adhesión meticulosa de todas las partes" en las resoluciones de la ONU sobre Libia, dice el documento.

Rusia y China decidieron en marzo no utilizar su poder de veto para bloquear los ataques aéreos contra Libia, pero han dicho que la OTAN está excediendo el mandato de la ONU de proteger a los civiles.