En un mes de febrero marcado por los actos conmemorativos del terremoto del 27 de febrero, por las denuncias contra la Intendenta de la región del Biobío Jacqueline van Rysselberghe y por el alza de pasajes del Transporte Público en Santiago (Transantiago), el presidente Piñera alcanza una aprobación del 42%, la que es incluso ligeramente superior al 41% obtenido en enero. Sin embargo, el rechazo a su gestión salta del 46% al 49% en este mes.

El gobierno, por su parte, fue más castigado que el presidente. La aprobación del gobierno cayó 4 puntos en este mes (del 44% al 40%). 

Mientras, el rechazo al gobierno alcanzó el 49%, igual al del Presidente.

De acuerdo a la consultora, pareciera positivo que el mandatario logre estabilizar su nivel de respaldo, pero cabe notar que la desaprobación continúa en  aumento,  superando a la aprobación por segundo mes consecutivo, y en el nivel máximo del presente mandato.

Con este resultado, la aprobación del presidente se posiciona por sobre la del gobierno.

Factor Van Rysselberghe. El Presidente Sebastián Piñera alcanzó su nivel más alto de desaprobación tras la polémica confirmación en su cargo de la intendenta del Biobío Jacqueline Van Rysselberghe a mediados de febrero de este año.

Dicho episodio estuvo relacionado a acusaciones lanzadas hacia la intendenta de parte de un senador chileno respecto a supuestas mentiras en que habría incurrido la autoridad regional del sur de Chile para lograr beneficios sociales para pobladores que habrían sido afectados por el terremoto que sacudió a ese país en febrero de 2010.  Sin embargo, dichos pobladores no necesitaban apoyo de las autoridades, lo que le valió a Van Rysselberghe enfrentar acusaciones de intento de engaño a las autoridades responsables del proceso de asistencia y reconstrucción del terremoto.

Dicha situación generó un fuerte cuestionamiento político hacia la intendenta y hacia el gobierno, debido al tiempo que se tomó para anlizar los antecedentes y adoptar una desición, la que finalmente fue mantener en su cargo a la autoridad regional, pese a las críticas surgidas desde distintos sectores políticos del país.

Adimark señala que es probable que la postura más alejada del presidente Piñera en este episodio explique este resultado de descenso en sus niveles de apoyo, "lo que debiera arrojar pistas para los encargados de administrar la imagen del mandatario".

* Con información de Adimark.