Santo Domingo. La amenaza de una nueva escisión en el gobierno del actual presidente de República Dominicana, Danilo Medina, se materializó este miércoles a raíz del rechazo de un sector de la población a un proyecto reeleccionista impulsado por seguidores del actual mandatario dominicano.

El Movimiento Democrático Alternativo (MODA) advirtió este martes que de forzarse una reforma constitucional con el único objetivo de reintroducir la reelección presidencial en la Carta Magna, evaluaría su permanencia en el Bloque Progresista, una coalición que encabeza el gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

El Congreso dominicano recibió el jueves de la semana pasada el proyecto de ley que busca permitir la reelección presidencial consecutiva -prohibida por la Constitución vigente- y abrir las puertas al actual presidente de la República para optar por un nuevo mandato de cuatro años.

Trece senadores del PLD sometieron la iniciativa mediante la cual se convoca a la Asamblea Nacional Revisora para conocer la propuesta de reforma constitucional.

"Rechazamos la pretensión del gobierno que propugna por una convocatoria a asamblea revisora para restablecer el continuismo presidencial, máxime con la agravante de hacerlo sin referéndum, con lo cual se viola la Constitución de la República", indica el MODA en un comunicado.

La organización, que se unió al Bloque Progresista el pasado 22 de febrero, agregó que las intenciones de reformar la Constitución quiebra "el principio democrático que ha sido la fuente de las enmiendas a la Carta Magna" que propiciaron los ex presidentes dominicanos Juan Bosch y Leonel Fernández, y el líder demócrata cristiano José Francisco Peña Gómez.

La propuesta para reelegir al actual mandatario causó el pasado 22 de abril la primera ruptura en el gobierno, con la renuncia de cuatro funcionarios pertenecientes a uno de sus partidos aliados, la Fuerza Nacional Progresista (FNP).

El proyecto de ley presentado la semana pasada propone modificar el artículo 124 de la Constitución que establece que el presidente de la República podrá ser elegido cada cuatro años por voto directo, y no podrá ser electo para el período constitucional vigente.

República Dominicana debe votar el próximo año en unas elecciones generales en las que la oposición busca desalojar al PLD del poder, tras casi dieciséis años de permanencia en la casa de gobierno, doce de ellos consecutivos desde el 2004.