Francisco Carballo Mutz, que dirige la Asociación de Abogados Independientes, insta a la ciudadanía a estar alertas ante la iniciativa de líderes políticos de cambiar siete ministros de la Corte, con la excusa del desgaste y la desconfianza en torno al Poder Judicial.

En esta entrevista con ABC recomienda la remoción, no de siete sino de los nueve miembros, pero bajo estricto contralor ciudadano, para que los candidatos sean escudriñados “con lupa” antes de ser aceptados, o escrachados si los políticos buscan imponerlos.

–¿Qué hay detrás del movimiento político para cambiar a los ministros de la Corte?

–Como todos habrán escuchado, hay algunos conocidos políticos, los más cuestionados, que impulsan el cambio, supuestamente para depurar nuestra justicia. Por supuesto que nadie les cree por los antecedentes de los que llevan la iniciativa...

–Calé Galaverna a la cabeza

–Galaverna dice: “no vamos a barrer, solo vamos a cambiar”. Lilian Samaniego propone un acuerdo para cambiar, pero siempre en torno a candidatos manejables para que estos políticos le puedan dar el “criterio político” a sus sentencias, como decía Calé en aquella conversación telefónica que se ventiló en la prensa. Los ciudadanos estamos cansados de tanto descaro. Esto se viene repitiendo desde hace 25 años. Cualquiera se da cuenta de qué calaña son los que manejan los destinos del país en estos gobiernos de componendas.

–Todos coinciden en que hay que cambiar...

–Estamos de acuerdo. Lo que no tenemos que permitir es que los políticos vuelvan a repartirse ministros de la Corte como si fuera una repartija de ordenanzas. ¿Usted cree todavía que le puede ganar un pleito a un recomendado de estos senadores corruptos? No es posible. Ellos están unidos por un cordón umbilical. Es el reino de la impunidad con fachada que rige nuestro país.

–¿Por qué dice, de fachada?

–Dígame qué hicieron los gobernantes que tuvimos desde que cayó Stroessner. Todos fueron de fachada para robar, con conexiones en los poderes del Estado. El Gobierno es un negocio. Se elige a los gobernantes como careta. La estructura corrupta sigue. El que gobierna es una figura decorativa. Lo echan si le pone tranca al poder del momento...

–¿Cuáles son los cargos contra los ministros para el juicio político?

–Hay cargos no solo contra los siete a los que ya se intentó cambiar en el 2012. Hay cargos contra los nueve...

–¿De qué serían acusados?

–Los siete, de haberse autoconfirmado en el cargo: Víctor Núñez, Antonio Fretes, Torres Kirmser, César Garay, Sindulfo Blanco, Óscar Bajac y Alicia Pucheta. Ellos violaron la Constitución porque no hay un artículo que diga que ellos se pueden autoconfirmar. Cometieron prevaricato penado por el código penal.

–¿Y los otros dos? (Benítez Riera y Gladys de Módica).

–Se violentó el mecanismo de selección. No son de ternas originarias. Se trajo de otra terna. Provienen de un acuerdo de cúpulas políticas sin tener en cuenta el mecanismo legal. La ciudadanía tampoco ha sentido alguna diferencia de ellos con el resto. No se les conoce alguna disidencia. Son más de lo mismo. Los votos en la Corte son llamativamente de pleno lo que nos muestra su falta de independencia. No hemos tenido una sentencia que pueda ajustarse a derecho...

–¿Por qué no renuncian?

–Porque hay un gran negocio de por medio. Los ministros están en todo. Si no están ellos están sus hijos, sus parientes. Se pasean por los pasillos y las secretarías de los juzgados pescando expedientes, sobre todo si se trata de pleitos donde hay dinero en juego.

–¿Cómo es eso?

–Persiguen la plata fresca. Visitan al ciudadano afectado. Le dicen que nunca va a ganar su caso si no tienen un abogado relacionado con la rosca...

–Cómo sabe...

–Es el modus operandi. Es vox pópuli. Se sabe. De tanto en tanto se les radiografía en los diarios. Le voy a contar un caso muy conocido del que soy testigo...

–¿Cuál?

–En el caso de la sucesión de Maris Llorens (la ganadera francesa), un abogado cliente mío fue detenido junto con otra abogada en una escribanía acusados del delito de extorsión. También fue detenida la hijastra francesa de la ganadera que reclama una parte de la herencia de su padre.

–¿Por qué extorsión?

–Ellos iban a firmar un acuerdo jurídico entre la ganadera y la hijastra. Son US$70 millones en juego. Hay como US$7 millones en honorario de abogados.

–¿Cómo se llama el abogado, su cliente?

–Fidel Trigo. Estaba todo a punto de firmarse. El abogado de la contraparte es Felino Amarilla que estaba presente. De repente comunicó que iba a salir afuera a llamar a su cliente y allí entró en forma aparatosa una comitiva fiscal y policial, armados hasta los dientes, como si fuera una guerra, todo para detener a dos auxiliares de justicia y su cliente...

–La francesa también fue apresada...

–Yo la visité en la cárcel de mujeres en nombre de mi cliente. Se llama Lucianne. La encontré rodeada de activistas de derechos humanos. Me dijo que tenía miedo. Le dije que no tenía nada que temer si creía que la iban a someter a algún apremio físico. Ella me aclaró que eso no le preocupaba. Lo que le preocupaba, me dijo, era la cantidad de abogados que la visitaron, unos 10 de reconocidos estudios jurídicos. Absolutamente todos, le dijeron que iban en nombre de miembros de la Corte. Querían que despida a sus abogados y les contrate a ellos para resolver su problema.

–Conclusión...

–Lo que le decía. El Poder Judicial está en manos de roscas, logias, clanes con tentáculos en los poderes del Estado. Manejan intereses políticos y económicos.

–¿Quiénes son los políticos que manejan?

–No hay que ser investigador ni estudioso. Salen en la prensa sus nombres casi a diario. Son los mismos que están desde hace 25 años. En el Partido Colorado los más conocidos hoy son Galaverna, Samaniego, en el Partido Liberal los Franco, Saguier, Llano, en los que se llaman ahora de izquierda: Filizzola, hoy está Lugo. Se ponen de acuerdo para conservar sus intereses. Nunca hay un condenado por corrupción en un país considerado como uno de los más corruptos del mundo.

–Pero esta vez se les fue la mano a algunos fiscales que procesaron a los políticos...

–Es el mismo proceso. Se roba la plata del pueblo, se hace una parafernalia mediática. Al final se cambian los fiscales y jueces y nunca se llega a la sentencia. En el caso de Víctor Bogado, lo liberan al principal procesado y le persiguen al cómplice, es decir, la niñera. Mientras tanto, Bogado sigue tranquilamente en su banca, emite opiniones y es elegido en cargos y participa de los actos...

–Como si nada hubiera pasado.

–Es que no va a pasar nada. Para qué vamos a dar vueltas: el diputado es el que orquestó el robo al Estado y no la niñera. El principal ladrón consigue una sustitutiva y sigue en su puesto y el cómplice –que se habrá beneficiado con una parte ínfima sin entender nada– es la que tiene que apechugar el proceso. En el caso Ibáñez es igual. El casero y la esposa son procesados y el autor sigue campantemente en su puesto emitiendo opiniones y activando como una autoridad. Está el caso del magistrado ebrio que atropelló una casa con su auto. Le salvó el comandante de la Policía. Está el juez que tuvo el arreglo para liberar a un narco a cambio de dinero registrado en su computadora. Le acusaron y condenaron a su auxiliar con apoyo de los ministros de la Corte.

–¿Qué dijo el relator?

–El relator dice que el juez es el único que maneja su computadora. Era su computadora personal, pero él continúa en su puesto. No hay un proceso, una suspensión, nada.

–Un chivo expiatorio...

–Le condenaron al relator y el relator dice que solamente maneja el juez (Delio Vera Navarro). Al juez no se le perturba y está suspendido con goce de sueldo. En todo caso lo van a trasladar de jurisdicción para aplacar la presión y la gente se olvide. Con casi todos los suspendidos el desenlace es el mismo. No puede ser de otra manera porque para ser juez o fiscal tiene que tener un padrino.

–Muchos jueces tienen miedo de los políticos. Admiten que dependen de ellos y que por eso necesitan su reconfirmación sin más trámite para ser autónomos...

–Le voy a decir una cosa. El hombre bien formado, el que tiene una postura firme, ni siquiera se le hace una propuesta deshonesta. A veces una doncella tan linda, como mantiene su pureza, a veces ni un piropo recibe. La misma cosa el hombre honesto, el hombre honrado trasluce con una probidad a prueba de fuego y nadie se anima a hacerle una propuesta deshonesta. Yo eso lo tengo comprobado.

–¿Cómo?

–Me he presentado varias veces, y me voy a seguir presentando las veces que sea como candidato a integrar la Corte, como debe hacerlo cualquier ciudadano. Yo sé que la rosca me rechaza, pero llegará el momento, y espero que sea este, para que la elección de los ministros se haga bajo estricto control ciudadano, como se hace en otros países.

–¿Cómo se puede lograr hacer eso?

–Publicando en pantallas de televisión, en el Palacio de Justicia, en las plazas, en las redes, en los lugares públicos, las listas de candidatos, para que la ciudadanía impugne a los caraduras que tienen antecedentes nefastos. Por lo menos eso podrá servir de medio de presión a los responsables de la elección.

–Se publicaron las primeras listas de los que supuestamente van a ser los nuevos ministros.

–Leí. Me llama la atención que la mayoría sean abogados que siempre defienden a funcionarios y políticos acusados de corrupción como Bogarín, el torquemada del “marzo paraguayo”, González Macchi, hermano del expresidente condenado por corrupto, Levi, entre otros. Más que nunca la ciudadanía tiene que estar alerta para escracharlos a todos.