El presidente Enrique Peña Nieto informó que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) reconoció a 373 padres, madres, hermanos o viudas como víctimas colaterales del ataque contra normalistas de Ayotzinapa, y por las ejecuciones extrajudiciales por parte de militares en Tlatlaya, Estado de México.

En el documento de su tercer Informe de Gobierno, el presidente Peña Nieto informó que la CEAV registró a 180 víctimas por la desaparición de los 43 normalistas, hecho perpetrado en Iguala, Guerrero, los días 26 y 27 de septiembre del 2014, por parte de sicarios del grupo delictivo Guerreros Unidos, coludidos con policías municipales de Cocula e Iguala.

Añadió que se registraron a otras 100 víctimas directas e indirectas del club de futbol Los Avispones de Chilpancingo, a quienes se les brindó atención multidisciplinaria y son sujetos de un programa de intervención individualizado.

Cabe destacar que la noche del 26 de septiembre sicarios atacaron el autobús donde viajaban los jóvenes futbolistas, al confundirlos con normalistas de Ayotzinapa, hecho en el que murió el jugador David Josué Evangelista, y el chofer de la unidad, Víctor Lugo Ortiz.
93 por Tlatlaya

Por el caso Tlatlaya, el primer mandatario dio a conocer que a solicitud de la Secretaría de Gobernación, Secretaría de la Defensa Nacional, PGR, del gobierno del Estado de México, así como de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la CNDH, funcionarios de la CEAV se acercaron a las víctimas para ofrecer sus servicios con la finalidad de salvaguardar sus derechos, y al 31 de agosto del 2015 se han registrado a 93 personas víctimas y se continúa con el análisis de los casos restantes.
Hay 2,939 víctimas; destinan 12 mdp para reparación del daño

El primer mandatario refirió que, al 31 de agosto de 2015, el Registro Nacional de Víctimas (Renavi) cuenta con 2.939 personas registradas en calidad de víctima. Del total, 2.867 fueron incorporadas entre septiembre del 2014 y agosto del 2015 y 72 previas a dicho periodo.

Añadió que del 1 de enero al 31 de julio de 2015, se ejercieron recursos por 12,5 millones de pesos en favor de víctimas de delitos del orden federal y víctimas de violaciones a los derechos humanos cometidas por autoridades federales, de los cuales 0,5 millones de pesos se destinaron a pagos de ayudas, asistencia y atención para víctimas directas y ocho víctimas indirectas; y 12 millones de pesos para compensaciones como parte de la reparación integral del daño por violaciones a derechos humanos, cometidas por autoridades federales, a tres víctimas directas y 16 víctimas indirectas.

Además de la compensación por reparación del daño y gastos funerarios, la Ley General de Víctimas ordena proporcionar ayuda a las víctimas de delitos federales.