La Habana. Especialistas cubanos recuperaron "en buenas condiciones" una de las cajas negras del avión accidentado el viernes en La Habana, en el que murieron más de 100 personas, y esperan pronto tener acceso al otro dispositivo, informó este sábado el ministro de Transporte de Cuba, Adel Yzquierdo.

Yzquierdo declaró a la televisión estatal cubana sobre la marcha de la investigación en el lugar del siniestro: una zona de cultivo situada a un kilómetro de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional José Martí, donde "trabajan intensamente" los investigadores.

Confirman 110 muertos. Cuba informó este sábado que 110 personas murieron este viernes, incluyendo a la tripulación mexicana, cuando se estrelló el avión en que viajaban a pocos minutos de su despegue en La Habana, dijo el ministro Yzquierdo.

En una conferencia de prensa en La Habana, Yzquierdo dijo a la prensa estatal que 113 personas estaban a bordo en la aeronave que cubría la ruta entre la capital cubana y la oriental provincia de Holguín, a unos 700 kilómetros al este de la isla.

En el pasaje había dos argentinos, dos ciudadanos saharuies residentes en la isla y una turista mexicana. La tripulación estaba integrada por seis mexicanos.

Hasta el momento han sido identificados 15 cuerpos, entre ellos, cinco niños y 10 adultos, dijo el ministro.

Proceso de identificación. Asimismo, el ministro cubano afirmó que en la madrugada de este sábado culminó el traslado de los restos de las víctimas hacia el Instituto de Medicina Legal en La Habana, donde actualmente esperan familiares de los fallecidos para ofrecer muestras genéticas y pruebas que ayuden en el proceso de identificación. "Tenemos claro el listado de pasajeros, lo vamos a publicar en las próximas horas", adelantó Yzquierdo.

En la tarde de este viernes, poco después de despegar, el Boeing 737-200 hizo un movimiento lateral y se precipitó al suelo, explotando sobre un campo agrícola.  Con 110 personas a bordo, el avión era de la compañía mexicana Damojh, que era subarrendado por la estatal Cubana de Aviación para cubrir la ruta entre La Habana y la ciudad de Holguín, al este del país.

Según el Gobierno mexicano el avión fue fabricado en 1979 y en noviembre de 2017 había superado su última revisión técnica. 

El Gobierno cubano creó una comisión de investigación, aunque todavía no ha ofrecido datos públicos sobre el siniestro ni tampoco la lista de personas fallecidas. Solo la hará pública tras contactar a los familiares de todas las víctimas.

*Con información de DW y Reuters.